Madrid multará con 750 euros la publicidad en portales y marquesinas

Cibeles aprueba hoy una nueva Ordenanza de Limpieza que incorpora sanciones hasta ahora inéditas en la capital

Un anuncio en una farola de la calle Alfonso XII de la capital
Un anuncio en una farola de la calle Alfonso XII de la capital FOTO: Gonzalo Pérez Mata

«Flyers» de locales de toda condición y pelaje, anuncios con clases particulares, reclamos de agencias de viajes, compraventas de pisos y coches... El paisaje urbano de toda gran ciudad amanece, atardece y anochece convertido en un descomunal «zoco», donde se puede encontrar prácticamente todo. Y dejando aparte la utilidad –o no– de esa publicidad, lo cierto es que constituye un problema de higiene pública. A tal fin, el Área de Medio Ambiente y Movilidad de la capital, con Borja Carabante al frente, actuará sobre el problema. Y, por primera vez, imponiendo sanción económica.

Así figura en el anteproyecto de la nueva Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos, Gestión de Residuos y Economía Circular. Un texto que aprobará hoy la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y en el que se prohibe expresamente la colocación de publicidad en marquesinas de autobús, portales y cualquier otro espacio no habilitado a tal efecto. Del mismo modo, dejar «flyers» abandonados en la vía pública también será una actuación a perseguir. Según ha podido saber LA RAZÓN, el incumplimiento de esta nueva norma supondrá una infracción «leve», lo que acarreará una multa económica de 750 euros.

Reparto domiciliario

Según explican desde el Área de Medio Ambiente, la actual Ordenanza de Espacios Públicos y de Gestión de Residuos, de más de 13 años de antigüedad –se aprobó en 2009–, se ha quedado «desfasada» y exigía una modificación para adaptarse a las nuevas necesidades en la materia que han surgido en la última década. Principalmente, la preocupación del Ayuntamiento, señalan, pasa por una mejora en la gestión de los residuos domésticos, regulando los derechos y obligaciones de las personas destinatarias, así como de las empresas.

Además de incorporar esta prohibición expresa de colocar publicidad en espacios no habilitados para ello, el texto mantiene otra serie de normas relacionadas con estos anuncios. Entre ellas, que el reparto domiciliario de la publicidad se realizará de forma que «no genere suciedad en la vía y el espacio público». Del mismo modo, se deberá depositar siempre en el interior de los buzones particulares o en aquellos espacios que la vecindad o la comunidad de propietarios del edificio hayan establecido a tal efecto.

También permanece el articulado referente a la prohibición de desgarrar, arrancar o tirar carteles, pancartas, adhesivos o cualesquiera otros elementos similares de forma que «ensucien las vías o espacios públicos».

En lo que respecta al resto de novedades, se conocerán a lo largo de la mañana de hoy. En todo caso, desde al Ayuntamiento de la capital avanzan que los objetivos, además de mantener más limpia la ciudad, se centrarán en garantizar la protección del medio ambiente y la salud humana mediante la prevención, el reciclaje y la reducción de la generación de residuos. Del mismo modo, también tratará de combatir los impactos adversos de su generación y gestión, así como favorecer la transición hacia una economía circular.

Un punto, este último, en el que José Luis Martínez-Almeida lleva haciendo hincapié en los últimos meses. Y es que el regidor considera que «todas las acciones del equipo de Gobierno» deben estar centradas en minimizar la gestión de los residuos y el impacto ambiental, con el objetivo de mejorar la calidad de vida. Ejemplo de ello es la creación del Centro de Economía Circular en Vicálvaro, que nace para «estimular al conjunto de la ciudadanía, generar el conocimiento y la toma de conciencia de sus ventajas y beneficios».