Skoda ofrece etiquetas ecológicas en toda su gama de modelos

Apuesta por la electricidad y el gas natural para reducir las emisiones y conseguir las calificaciones ECO y 0

Eléctricos puros, como el Citigo, híbridos enchufables, híbridos de gasolina y GNC… Skoda exprime todas las posibilidades tecnológicas para que sus clientes puedan disfrutar de vehículos con etiquetas ECO y 0 y, de esta forma, no sólo permitir a sus clientes una circulación sin restricciones, sino además reducir el nivel de emisiones de sus ventas para evitar fuertes multas por sobrepasar los límites establecidos por la Unión Europea. Este año, el 20% de los Skoda que se vendan tendrán etiqueta ecológica.

Y es que, el límite de 95 gramos es muy difícil de cumplir, por lo que todos los fabricantes se verán abocados al pago de multas. Y hay que preparar el terreno, ya que esta limitación de emisiones se hará más dura en el futuro. El límite para 2030 es de 59 gramos. Por eso, el grupo Volkswagen, al que pertenece la marca chaca, está invirtiendo en tecnologías limpias un total de 30.000 millones de euros. La tendencia de las ventas ecológicas es clara en Skoda, que ha pasado de un 9% de este tipo de coches en 2018, a un 12% el pasado año y crecerá hasta el 20% este ejercicio.

En la gama cuentan con etiqueta Eco los modelos Octavia, Kamiq y Scala, con etiqueta 0, el Citigo, el Superb y el nuevo Octavia e incorporan motorizaciones de CNC el Octavia, el Scala y el Kamiq. Para el año que viene se anuncia la llegada de dos nuevos modelos también ecológicos, como son el Enyaq y un nuevo SUV con formas de coupé. El híbrido enchufable Superb y el Citigo son los primeros modelos electrificados del fabricante checo que llegan al mercado, pero muchos más seguirán sus pasos. Además de una conducción sin emisiones, la propulsión eléctrica también supone grandes ventajas ya que la ausencia de árbol de transmisión y el emplazamiento de las baterías permite interiores más espaciosos. Los Skoda eléctricos utilizarán la plataforma modular de propulsión eléctrica (MEB) del Grupo Volkswagen, diseñada específicamente para estos vehículos.

El Citigo es el más pequeño de la gama y, por el momento, el único totalmente eléctrico, movido por un motor de 83 caballos que le permite unas buenas aceleraciones, ya que pasa de 0 a 100 por hora en sólo 12,3 segundos y cuenta con una autonomía de 253 kilómetros. Un coche de ciudad, con bastante amplitud interior para sus reducidas dimensiones y que cuenta con un interior muy cuidado y un cuadro de mandos digital en el que el conductor puede ver todas las constantes del coche, como el nivel de carga de batería. Cuenta con una batería con 8 años de garantía que se recarga en 1 hora en carga rápida, en 4 horas y cuarto con un "wallbox" y en 13 horas en un enchufe convencional. Su precio, sin contar posibles ayudas, se inicia en 17.900 euros y el conductor, al volante, puede elegir entre tres tipos de utilización: Normal, Eco y Eco+.

También cuenta con etiqueta 0 el Superb, un híbrido enchufable que representa el máximo lujo dentro de la gama de Skoda y que complementa su motor eléctrico con uno de gasolina de 1,4 litros TSI y 156 caballos, con lo que la potencia conjunta llega a los 180cv. Su tiempo de recarga con cargador es de tres horas y media y se comercializa en tres terminaciones distintas con un precio que oscila entre los 31.200 y los 39.000 euros según el equipamiento elegido. Estos son sólo dos ejemplos de una gama completa ecológica que abarca a todos los modelos de la gama con diferentes sistemas como microhibridación, hibridación con gas, etc… Un esfuerzo tecnológico que ayudará a la marca checa a llegar a su objetivo de ventas de este año que es alcanzar una cuota del 3% del mercado español.