Optiview, la tecnología de Man para evitar los ángulos muertos

Con este sistema de seguridad se pueden evitar miles de accidentes de motos, bicicletas y patinetes

Camión MAN
Camión MAN FOTO: MAN MAN

Los ángulos muertos son la causa de miles de accidentes de tráfico en España, especialmente en el sector del camión. Los espejos retrovisores dejan espacios por cubrir. Sin embargo, Man ha creado el sistema OptiView con el que se han eliminado los retrovisores, sustituyéndoles por un sistema de cámaras y pantallas de alta definición alojadas en el interior de las cabinas que representan una ayuda real a la conducción.

Se calcula que uno de cada diez accidentes de motocicletas, patinetes y bicis con vehículos pesados se producen porque los conductores de camión no pueden darse cuenta de lo que ocurre en el espacio de sus ángulos muertos, invisibles a través de los espejos retrovisores tradicionales, aunque sean de grandes dimensiones. Un riesgo que afecta, según la DGT, a más de nueve millones de usuarios de medios de transportes pequeños, que sufren las consecuencias de estos espacios sin visibilidad. Y es que, a los nueve millones de usuarios de bicicletas y patinetes, fruto de la eclosión de las nuevas fórmulas de movilidad, hay que añadir a los motoristas de pequeña cilindrada.

Al mismo tiempo, estamos ante el auge de la logística y de las entregas de comercio electrónico, la llamada última milla, con el consiguiente incremento del tráfico de vehículos comerciales e industriales. Y esta coexistencia sugiere que en uno de cada diez siniestros de bicis y patinetes haya un vehículo pesado o comercial ligero implicado, siendo los ángulos muertos la principal situación de riesgo, según datos de la DGT. En este contexto, los camiones y autobuses Man han desarrollado una generación de vehículos con innovaciones tecnológicas pensadas por y para la seguridad vial, consiguiendo, entre otras cosas, eliminar los ángulos muertos.

Y lo ha hecho precisamente eliminando los retrovisores. En la actualidad, los vehículos de cualquier segmento tienen en los retrovisores sus ojos para ver lo que pasa a los lados y detrás, pero los conductores no tienen una visión completa de lo que pasa a su alrededor, especialmente en los vehículos pesados. Desde septiembre, la DGT recomienda un adhesivo amarillo en el vehículo situado en las zonas de riesgo a modo de advertencia (en Francia es obligatorio), como una medida transitoria hasta que la tecnología esté generalizada. Man se ha inclinado por sustituir los espejos por un sistema de cámaras y pantallas de alta definición alojadas en el interior de las cabinas que representan una ayuda real a la conducción.

Este sistema elimina los ángulos muertos e, incluso, van más allá de las capacidades del ojo humano, ya que proporcionan hasta tres tipos de óptica distintos: gran angular (para ver la carretera en su máxima amplitud), están-dar y zoom (para una vista al detalle). De forma adicional, al tener las pantallas dentro del habitáculo y no en el exterior como sucede con los espejos, se evitan deslumbramientos. Y al estar las cámaras exteriores calefactadas, no les afecta circular en condiciones climatológicas adversas. Además, estas cámaras pueden servir para la seguridad durante las horas de descanso del transportista. Incluso con cortinas cerradas, éste puede ver lo que sucede fuera del camión, activándolo desde la litera.