CX-60 híbrido enchufable: el SUV Premium de Mazda

La potencia conjunta asciende a 327 cv y permite una autonomía en modo eléctrico de 63 kilómetros. Su precio ronda los 50.000 euros

Mazda CX60 PHEV
Mazda CX60 PHEV FOTO: Mazda Mazda

Con el CX-60 Mazda se lanza a la conquista de la máxima categoría SUV Premium (muy competida entre marcas como Audi, BMW, Mercedes o Volvo). Para ello ha fabricado sobre su plataforma “Large Product” un nuevo SUV de 4,745 metros de largo (con batalla de 2,870 m), 1,890 de ancho y 1.680 de alto, dotado de múltiples motores y potencias (todos híbridos), de tracción total, de la última tecnología electrónica y de los acabados minimalistas de sus maestros “takumi”. El resultado es un imponente SUV de hasta 327 CV que ronda los 50.000 euros.

Mazda CX60 PHEV
Mazda CX60 PHEV FOTO: Mazda Mazda

La gama Mazda es muy amplia y ahora se corona con este nuevo CX-60, el coche más grande y más potente nunca puesto a la venta. En ella destacan modelos como el eterno deportivo MX5, como los recién actualizados CX-5 y CX-30 cien por cien eléctrico o como el utilitario Mazda 2 Híbrido, aparecido este año… Y tiene en cartera muchas más novedades, como el futuro MX-30 R-EV con motor rotativo-generador de electricidad. O el CX-80, que es el 60 ampliado para siete ocupantes.

La nueva plataforma flexible permite construir modelos con distintos motores y sistemas de tracción. Por eso el nuevo SUV CX-60 se anuncia con tantas variables. El primero, que hemos podido probar es la innovadora versión PHEV (híbrido-enchufable) con 327 CV de potencia combinada entre su motor de gasolina de cuatro cilindros y 2,5 litros y el propulsor eléctrico de 129 kW. Entre los dos proporcionan 500 Nm de par. La batería de iones de litio, situada bajo el suelo, es bastante ligera (176 Kg) ya que sólo tiene 17,8 kW/h y permite una autonomía de 63 Km.

Mazda CX60 PHEV
Mazda CX60 PHEV FOTO: Mazda Mazda

Pero trabajando conjuntamente, los dos motores dan mucha vida al CX-60 -que ronda las 2 toneladas de peso- y dispone de tracción total mecánica (Mazda i-Activ AWD). Con un consumo de combustible homologado de sólo 1,5 l/100, acelera de 0 a 100 Km/h en 5,8″ y alcanza los 200 Km/h (autolimitados). El cambio automático de 8 velocidades se combina con un sistema de control de tracción que frena la rueda trasera interior para disminuir el balanceo, aportando al CX-60 un aplomo especial. El cambio sustituye el convertidor de par por un sistema de embrague multidisco de gran suavidad de funcionamiento.

El Mazda CX-60 dispone de varios modos de conducción, del eléctrico puro al PHEV, pasando por el Sport o el Off-Road. Todos son fácilmente accionables desde la consola central y se identifican con colores en el salpicadero. Las dos pantallas digitales y el “head-up display” ofrecen todo tipo de información y gráficos, incluso una cámara 360º para ver bien las cercanías del vehículo al estacionarlo.

La gama e-Skyactiv de motores se complementará en breve con las versiones Diésel, con un nuevo 6 cilindros en línea de 3,3 litros dotado de cámara de pre-combustión “DCPCI” muy eficiente. Este motor (sólo en “Mild Hybrid” de 48 v) estará disponible con 200 CV y 450 Nm o con 254 CV y 550 Nm, ambos capaces de llevar al CX-60 por encima de los 200 Km/h con consumos próximos a los 5 litros de gasoil. Un poco más adelante, durante 2023, aparecerá la versión de gasolina del e-Skyactiv X de 6 cilindros, con 3 litros de cilindrada.

Mazda CX60 PHEV
Mazda CX60 PHEV FOTO: Mazda Mazda

Aunque la mayoría de las versiones cuentan con tracción total, también estarán disponibles algunas sólo con tracción trasera, tanto en gasolina como en diésel. La posición de las baterías bajo el suelo permite que el maletero mantenga sus generosas dimensiones: de 570 a 1.726 litros. Y el amplio habitáculo ofrece un espacio de viaje confortable para cuatro pasajeros. Para ello, Mazda ha desarrollado un programa de aislamiento acústico y confort, con detalles de lujo japonés, con maderas y tejidos, aportados por sus maestros “takumi”.

El CX-60 se ofrece con cuatro niveles de acabado, más cuatro packs combinables propios de un vehículo Premium. La gama de precios va de los 52.115 a los 65.065 euros para la versión de gasolina, mientras los Diésel son más baratos, partiendo de 48.719. Aunque la financiación de 200 euros/mes (36) con una entrada de 12.900, parece ser la opción más popular entre sus compradores. Mazda Renting también tiene disponible para empresas un sistema de pago de 535 euros al mes (48) sin entrada. Y la marca ofrece una garantía para el CX-60 de 6 años o 150.000 Km.