Actualidad

Abarth 124 Spider 1.4 MultiAir 170 CV

Techo de lona, un potente motor de gasolina, tracción trasera y un delicioso sonido que sale por el escape para disfrutar de la conducción pura en primavera.

Con el modo de conducción Sport seleccionado cambia el comportamiento del coche.
Con el modo de conducción Sport seleccionado cambia el comportamiento del coche.

Un descapotable biplaza con techo de lona, motor de gasolina 1.4 MultiAir de 170 CV y estilo único para disfrutar al aire libre.

El Abarth 124 Spider es un atractivo descapotable biplaza que a su paso no deja indiferente a nadie, aunque su techo esté abierto o cerrado. Comparte plataforma y muchos elementos con el Fiat 124 Spider y el Mazda MX-5. Pero se diferencia de ambos por un motor propio de 170 CV, un look y equipamiento más deportivo, y también por precio más alto. La unidad probada, con tracción trasera y cambio automático cuesta 40.450 euros.

El descapotable de Abarth, fabricado por Mazda en Japón y acabado en Italia, se nota más estiloso que sus parientes Fiat 124 Spider y Mazda MX-5, que son sus únicos competidores entre los descapotables biplaza del mismo tamaño, pero las diferencias de precio son grandes, el Abarth es hasta 10.000 y 11.000 euros más caro. La versión de esta prueba ha sido rediseñada por Abarth, la firma del ‘escorpión’, ahora perteneciente al grupo Fiat, especializada en personalizar coches deportivos y en su puesta a punto.

Por aspecto y deportividad, el Abarth 124 Spider también puede ser alternativa económica de modelos Premium biplaza, aunque más caros y potentes como lo son el Audi TT Roadster 40 TFSI, tracción delantera, automático S-Tronic 7v y 197 CV (45.990€); y el BMW Z4 S/Drive 2.0i, tracción trasera, automático 8v y 197 CV (48.900€).

Motor y puesta a punto propia

El 124 Spider de esta prueba tiene retoques exteriores propios de mítico preparador Italiano que da el nombre al modelo y destaca por su formidable frontal y su silueta agresiva. A esto añade un motor propio del grupo Fiat que rinde 170 CV, selector de modos de conducción, suspensiones deportivas con amortiguadores Bilstein, diferencial autoblocante trasero, frenos de competición con pinzas rojas Brembo, llantas de aleación con diseño especial de 17”, faros e iluminación diurna LED, asientos de piel como hechos a medida para cualquier talla y escape con sonido de coche de carreras ‘Record Monza’, entre lo más importante.

La versión probada estrena la homologación WLTP en vigor desde septiembre de 2018, cuyos registros reflejan ligeras variaciones en su rendimiento como consecuencia de posibles ajustes, según datos facilitados por la marca. La velocidad punta es ahora de 215 km/h (antes 229), el par máximo es de 240 Nm (antes 250 Nm), la aceleración de 0 a 100 km/h se logra en 7,5 segundos (antes en 6,9 seg), el consumo medio en ciclo combinado se mantiene en 6,6 litros cada 100 km y las emisiones de CO2 en ciclo mixto son de 152 gramos/km (antes 153 g/km).

Conducción fácil y agradable

El propulsor 1.4 Multiair del Abarth ofrece un rendimiento espléndido a partir de las 2.500 vueltas y se mantiene en un nivel alto hasta las 5.000 rpm. Está asociado a un cambio automático de convertidor de par de 6 velocidades y levas detrás del volante para el cambio manual secuencial de marchas. Sin embargo, lo más cómodo y seguro nos ha parecido engranar la posición automática total, porque demuestra que es muy adaptativo a la forma de conducir de cada uno. Las levas, como es lógico, sirven para reducir marchas, pero en este caso, una vez utilizadas la transmisión se mantiene en el modo manual y no vuelve a la posición ‘D’, por lo que se acumula algo más el trabajo y obliga a estar más pendiente.

Este descapotable permite ir muy deprisa y sus reacciones pueden producir vértigo. Tiene dos modos de conducción que se pueden seleccionar pulsando una tecla en la consola: Normal y Sport. El segundo modifica la respuesta del motor, cambia el comportamiento de los controles de tracción y estabilidad, también las relaciones del cambio y endurece algo más la dirección.

No hemos podido sacar buen partido a todo su poderío, porque no siempre hay un circuito disponible, tampoco un escenario adecuado libre de multas o la posibilidad de circular a menudo por autopistas de Alemania. No obstante hemos comprobado lo divertido que es trazar curvas a sus mandos, o disfrutar de la naturaleza descapotado respirando aire limpio. Lástima que por su carácter lúdico, por su condición de biplaza y por su reducido volumen de carga, resulta poco apto para el día a día.

Sonido bronco, como de carreras

La sensación de velocidad a bordo es alta, por sus reacciones deportivas y en especial por el sonido algo indiscreto de su escape, que suele gustar mucho a sus usuarios. A poco más de 100 km/h parece que se va de carreras. Al respecto, la marca asegura que la capota tiene un tratamiento especial para aislar el ruido y también para una función térmica. Pero no hemos notado nada de eso y la sonoridad es casi igual con el techo abierto como cerrado. Que no se pueda escuchar la radio o tener una conversación clara con el acompañante no inquieta para nada a sus propietarios, que casi siempre están en lo que están, soltando adrenalina y ensimismados con el coche.

El consumo es razonable para su nivel de potencia, ayudado algo por su escaso peso. El promedio de gasto en toda la prueba (con 60% en autovía, 30% en ciudad y 10% por carreteras de curvas) se ha quedado casi permanente en 8 litros cada 100 km. Sólo en el recorrido habitual por autovía llana, con un acompañante adulto y bultos pequeños, la media bajó a 7,8 litros/100 km, por lo que en un viaje largo la autonomía del depósito pudo haber sido de unos 575 km. En ciudad o fuera del asfalto el gasto puede alcanzar los 9 litros. No cuenta con el sistema Start&Stop y ronca bastante en las paradas. También hemos comprobado que donde más consume, por encima de los 10 litros, suele ser en atascos o retenciones, como los de la M30 madrileña.

Dinamismo ejemplar

El comportamiento dinámico es ejemplar en cuanto a estabilidad y aplomo. El vehículo apenas se inclina en curvas o en cambios repentinos de trayectoria. Su manejo es fácil y agradable para quienes gustan del alto rendimiento. Las suspensiones son duras, pero nada incómodas cuando se va por asfalto en buen estado. Los baches y desniveles se notan claramente, pero no emite ruidos exagerados, ni crujidos de carrocería, por lo que se puede decir que hay buenos ajustes.

El chasis es muy deportivo. Cuenta con barras estabilizadoras delante y detrás, amortiguadores Bilstein con fama de durables y eficaces (muy usados en la competición) y un diferencial autoblocante trasero, que en conjunto garantizan estabilidad y adherencia. Tiene un control fácil y está preparado para que un conductor normal se pueda sentir algo piloto, aunque siempre es peligroso creerse con más nivel del que se tiene. Estas cualidades las hemos comprobado en esta prueba con sólo girar en curvas a más velocidad de la habitual, pero con mucho cuidado, porque es muy adictivo.

Por su parte, la dirección nos ha parecido de buen tacto por rapidez y precisión, por lo que también aporta lo suyo en control y confianza. La asistencia eléctrica de este vehículo proporciona al volante una dureza equilibrada y hemos podido comprobar que informa bien de todo lo que ocurre en el contacto de las ruedas con el firme. El coche puede girar totalmente en un diámetro de sólo 9,4 metros, y con este dato sobra destacar si es maniobrable o no.

Habitáculo con aire clásico

El interior es cómodo y agradable a la vista. En su fabricación se han empleado materiales modernos, ligeros y resistentes, pero su diseño hace un claro guiño a lo clásico. El formato del panel de instrumentos con tres relojes no es diferente a los deportivos clásicos de Abarth, y ahora combina informaciones analógicas con digitales. El volante de tres radios con posición casi vertical, al más puro estilo racing ahora forrado en cuero negro y con un pequeño tramo en rojo, igual que las costuras. El salpicadero es de material blando con una superficie muy despejada y sólo interrumpida por una pantalla vertical en el centro que parece intrusa.

Loa asientos de piel con sus partes de apoyo en rojo es lo más llamativo del habitáculo, son cómodos y al mismo tiempo de buen gusto. No tiene freno de estacionamiento eléctrico y su palanca manual ocupa mucho sitio en la pequeña consola. Apenas hay huecos para guardar objetos. La documentación puede ir en un pequeño cajón en el medio de los asientos. Abrigos, cazadoras o bolsos deben guardarse en el maletero tipo cajón que hay detrás con un volumen de 140 litros.

Otro detalle interesante es la facilidad con que se abre y se cierra el techo de lona. No tiene un mando eléctrico. Para abrirla no es necesario bajarse del coche, se libera la capota de una manivela-gancho, luego se pliega en tres partes y queda acoplada detrás de los asientos con una leve presión de la mano dejando una superficie nada sobresaliente. Con el techo cerrado no tiene acceso cómodo para corpulentos o sobrepasados en peso, pero abierto se puede entrar casi de pie sin problemas. Luego se va muy cómodo, el que conduce sentado cerca del suelo (no tiene regulación en altura), aunque la visibilidad siempre es correcta.

DATOS TÉCNICOS

Motor.- Combustible: gasolina. Posición: delantero longitudinal. Cilindros: 4, en línea. Cilindrada: 1.368 c.c. Distribución: árbol de levas en culata; 4 válvulas por cada cilindro (16v). Diámetro x carrera (mm): 72,0 x 84,0. Potencia máxima: 170 CV (125 kW) a 5.000 rpm. Par máximo: 250 Nm a 2.500 rpm. Alimentación: inyección indirecta, con turbo e intercooler. Normativa de emisiones que cumple: Euro 6W.

Transmisión.- Tracción: trasera. Caja de cambios: automática de 6 velocidades y levas detrás del volante para función secuencial.

Dirección.- Tipo: de cremallera, con asistencia eléctrica. Diámetro de giro entre bordillos: 9,4 metros. Vueltas de volante entre topes: 2,7.

Frenos.- Delanteros, de discos ventilados (diámetro 280 mm); traseros, de discos (diámetro 280 mm) Con pinzas rojas Brembo. Ayudas electrónicas de serie: antibloqueo de frenos ABS, distribución electrónica de frenado EBD, control de tracción TCS y control de estabilidad ESC.

Suspensiones.- Eje delantero: tipo paralelogramo deformable, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Eje trasero: tipo paralelogramo deformable, muelles helicoidales y barra estabilizadora.

Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: deportivo biplaza descapotable. Puertas: 2. Asientos: 2. Longitud: 4.075 mm. Anchura: 1.740 mm. Altura: 1.230 mm. Vía delantera: 1.495 mm. Vía trasera: 1.505 mm. Distancia entre ejes (batalla): 2.310 mm. Volumen del maletero: 140 litros. Depósito de gasolina: 45 litros. Peso: 1.203 kg. Peso máximo admisible: 1.335 kg.

Ruedas.- Llantas: de aleación deportivas de 17”. Neumáticos: Bridgestone Potenza RE050A de 205/45 R17 84W.

Prestaciones.- Velocidad máxima: 215 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: en 7,5 segundos. Consumo medio en ciclo mixto (100 km): 6,6 litros. Emisiones de CO2 (ciclo mixto): 152 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España: 4,75%.

Precio: sin descuentos, 40.450 euros (llave en mano).