El obispo celebra la Eucaristía del Domingo de Ramos

Lorca Planes invita a los fieles a vivir esta Semana Santa en casa con esperanza

El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, durante la bendición de las palmas
El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, durante la bendición de las palmasObispado de Cartagena (nombre del dueño)

Con la bendición de la palmas, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, ha comenzado esta mañana la celebración del Domingo de Ramos en el Palacio Episcopal, realizada en el patio del Palacio Episcopal. Acompañado del obispo auxiliar, Sebastián Chico, y los dos sacerdotes que están con él en las celebraciones durante esta cuarentena, han hecho una pequeña procesión hasta el interior de la capilla de Santiago Apóstol, donde ha tenido lugar la Eucaristía.

En el inicio de la Semana Santa, el obispo de Cartagena ha destacado que Jesús acepta su muerte con serenidad, “así se cumple la promesa que Dios hizo a Isaías: El cordero llevado al matadero no abría la boca, y no lo hizo”. Recordando la Pasión de san Mateo leída en el Evangelio de hoy, Lorca ha señalado que Jesús “dejó a un lado su condición divina para pasar por este trance, abriendo el momento de Dios, que no es otro que vencer a la muerte. No va a ser una semana triste y de terror, sino que nos recordará la historia más grande de la humanidad, en la que la cruz está en el camino de una victoria serena”.

A través de la televisión, el obispo ha invitado a los fieles a vivir esta Semana Santa en casa con esperanza: “Hay vida y la prueba es que el Señor va por delante, abriendo el camino, vamos hacia la vida”.

El obispo ha recordado, una vez más, a los fallecidos a causa del Covid-19, a los enfermos, religiosas y religiosos, a las familias y laicos, animándoles a vivir intensamente esta Semana Santa desde sus hogares. También se ha referido a los sacerdotes: “Estáis ofreciendo vuestras vidas y haciendo todo lo que se os ocurre para llegar a la Iglesia y mantener el ánimo vivo”.