La Comunidad ralentiza la desescalada de las residencias

La restricción de las visitas de familiares no estará permitida hasta la Fase 3

Quincuagésimo cuarto día de confinamiento
Toni AlbirEFE

La Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social ha decidido frenar la desescalada en las residencias de mayores y personas con discapacidad de la Región, manteniendo la restricción de las visitas de familiares, que no está permitida hasta la Fase 3. “Fuimos los primeros en cerrar los centros residenciales y vamos a ser los últimos en abrirlos”, señaló su titular, la vicepresidenta Isabel Franco.

El Instituto Murciano de Acción Social (IMAS) está trabajando en una instrucción que permite el desconfinamiento interno de los centros residenciales de mayores. De esta forma, sus 5.000 usuarios podrán hacer uso de las zonas comunes, del comedor, gimnasio, zonas de esparcimiento, bajo las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias, especialmente en cuanto a distanciamiento social, por lo que se deberán establecer turnos de uso que así lo garanticen.

Por lo demás, la vicepresidenta regional opta por la prudencia y descarta poner en marcha cualquier otra medida de desescalada en estos centros para evitar contagios entre los residentes. “Vamos a retrasar la desescalada en toda su extensión salvo el desconfinamiento interno”, recalcó Isabel Franco.

Respecto a los centros de personas con discapacidad, como el lunes está previsto que empiece la fase 1 de desescalada, desde el IMAS recomiendan a las entidades que prestan servicios de atención temprana, centro de día y promoción de la autonomía personal, entre otros, que pongan en marcha el acondicionamiento de las instalaciones, la provisión de material y otras medidas previas al inicio de la actividad presencial.

El IMAS gestiona o tiene plazas concertadas en 107 residencias de la Región. De ellas, 55 son de personas mayores (7 públicas y 48 concertadas) y 52 de personas con discapacidad. Durante la crisis de la Covid-19 se han registrado 293 casos positivos. De ellos 67 personas han fallecido y 147 se han curado. Actualmente quedan 79 casos positivos en estos centros. Estos datos son los segundos menos malos de toda España, sólo por detrás de Canarias.