«A tumbar el régimen»

«Hay casos en la Historia condenados por delitos de traición por menos de esto»

El secretario general de Sortu, Arkaitz RodríguezJavier EtxezarretaEFE

Mientras el Gobierno celebraba el apoyo de Bildu a sus presupuestos, un portavoz de estos últimos afirmaba en el Parlamento de Vitoria que ellos iban a Madrid «a tumbar definitivamente el régimen». Lo que esta formación es, lo que representa y persigue, se podrá decir más alto quizás, pero no más claro.

Durante cuarenta años, unos individuos muy próximos a ellos, integrantes de una banda terrorista a la que nunca han condenado, intentaron primero tras la muerte de Franco hacer inviable ese régimen que ahora pretenden tumbar –el actual constitucional–, socavando la Transición con múltiples atentados terroristas, e intensificándolos aún más si cabe una vez aprobada la Carta Magna. Finalmente fueron derrotados por el Estado democrático y de derecho gracias a su firme actuación, y con la Guardia Civil y la Policía Nacional a la vanguardia.

Desmanteladas todas sus estructuras, y sin obtener beneficio alguno para sus condenados por la Justicia, finalmente se resignaron a disolverse. En la actualidad, por lo que se ve, han cambiado de método, pero no de objetivo: antes usaban bombas y tiros en la nuca; ahora, la actuación política.

Lo que resulta inimaginable en un país «normal» es que esta acción política sea la de apoyar al Gobierno de la Nación –y que éste lo permita–, cuando su misión es procurar el bien común de sus connacionales precisamente en el marco del régimen que ellos pretenden «tumbar». Hay casos en la Historia condenados por delitos de traición por menos de esto.