Literatura

Javier Cercas y la libertad

Actuó como un hombre libre que, gracias a sus enemigos, ahora representa a todo aquel que quiere seguir sintiéndose libre

Marta PérezEFE

Aquel 7 de septiembre de 2019 (aún no había llegado la pandemia y vivíamos en la normalidad) fue una jornada luminosa en Mérida. Por la noche, el majestuoso Teatro Romano acogió a centenares de invitados para el acto de entrega de las Medallas de Extremadura. Quien firma estas líneas asistió al evento desde las hermosas gradas de piedra de aquel recinto milenario, y pudo disfrutar del acto y escuchar el discurso de Javier Cercas, galardonado con una de las medallas como escritor imprescindible de nuestro tiempo. Extremeño y catalán, como tantos catalanes con raíces extremeñas.

En un tramo de su intervención, cargada de sentido común, Cercas nos dijo que «cuando la política se llena de pasión, de aventuras, de emociones, como nos ha ocurrido a los catalanes en los últimos años, échate a temblar o llama a la unidad del general». Cercas señaló con su mano al general jefe de la Unidad Militar de Emergencias, sentado a unos metros de distancia y que acababa de recibir otra Medalla de Extremadura por una labor tan alejada de actividades pretendidamente golpistas o represoras como limpiar de camalote (una planta invasora, no un ejército invasor) el cauce del río Guadiana.

Que las únicas armas que utilice la UME sean las manos de sus soldados para ayudar a la gente que lo necesita o las mangueras para apagar fuegos, o que Javier Cercas utilizara esa referencia a la UME con el gracejo propio de un acto con amigos y paisanos, no ha impedido que se cumpla la premisa que el autor explicaba en su discurso: que la política se volvió a llenar de pasión, aventuras y emociones. Las peores.

Ahora, año y medio después y sin que la UME haya intervenido en otra misión que no sea la de sofocar incendios o desinfectar residencias de personas mayores durante la pandemia, una serie de ardorosos hooligans tratan de destruir aquello que es indestructible: la libertad de pensamiento y opinión de personas libres en un país libre. Porque, a pesar de los hinchas del totalitarismo, aún conformamos un país libre.

Estos días, la jauría no pretende solo criticar a Javier Cercas por lo que dice o escribe. Su objetivo es que ni él ni quienes tengan la tentación de mantener su soberanía de pensamiento puedan expresarse en público. Incluso peor: quieren forzar a esas personas a que dejen de pensar como piensan e imponer su reeducación. Y, de paso, aspiran a que Cercas sea expulsado de su casa y de su tierra. Porque uno es de donde nace –nació en Extremadura–, pero también es de donde le da la gana ser –catalán, porque allí ha estado casi toda su vida–.

Solo algunos fanáticos que no asistieron a aquel acto en Mérida ni escucharon el discurso dicen saber lo que Javier Cercas quiso decir. Quienes sí estábamos en el Teatro Romano y atendimos con interés a sus palabras sabemos lo que Cercas dijo y lo que quiso decir. Actuó como un hombre libre que, gracias a sus enemigos, ahora representa a todo aquel que quiere seguir sintiéndose libre.