La «x» del Nóos-Valencia

Aparece poco en los medios de comunicación, no en vano la relación con ellos es su profesión, pero se encuentra en el foco de la investigación judicial del «caso Nóos» en su relación con la ciudad de Valencia y, posiblemente, fue el máximo introductor de Iñaki Urdangarin en las empresas, públicas y privadas, de Valencia. Me refiero a Miguel Zorío, dueño de Lobby&Comunicación, que ayer declaró de nuevo ante el juez Castro en Palma, para justificar los beneficios por su participación en el entramado montado por el exbalonmanista y Diego Torres. Su prestación de servicios sobre los Juegos Europeos quedó en nada como sucedió, cuando ocupó la vicepresidencia del Valencia C.F. con Vicente Soriano, con aquella oferta multimillonaria que decía tener para la adquisición del club, que solucionaba todos los problemas y que resultó incierta. Eso sí, Zorío aprovechó el puesto para hacer negocio con Urdangarin.

Además de su intervención con la Generalitat, no es casualidad que empresas que tenían contratado a Zorío para la Comunicación sean las que estén inmersas en el sumario judicial como Aguas de Valencia o Turismo Valencia, ésta con el agravante de afectar al Ayuntamiento. Otros harían bien en tentarse la ropa. Así es la vida.