¿Por qué se celebra el Día Internacional contra el trabajo infantil?

El 12 de junio se celebra el Día Internacional contra el trabajo infantil, con el propósito de concenciar sobre la lucha contra las peores formas de trabajo infantil, que afectan su seguridad física y moral. La Organización Internacional del trabajo (OIT) lanzó dicha recurrencia en 2002, para llamar la atención sobre este problema y coordinar las iniciativas de los gobiernos y de la sociedad para erradicarlo.

Según UNICEF, 150 millones de niños entre 5 y 14 años, es decir casi 1 de cada 6 niños de este grupo de edad, serían víctimas del trabajo infantil. En particular, de acuerdo con los datos recogidos por la OIT, 7,4 millones de niños pertenecientes a este grupo de edad se dedican al trabajo doméstico, viéndose maltratados por una serie de razones, esto es la exclusión de las leyes laborales y el aislamiento, entre otras. Otro sector donde los derechos de los niños son muy explotados es el agrículo, donde la situación de maltratamiento lleva consigo consecuencias aún peores, como la separación de su familia y la dependencia de su empleador.

En 2019, por ocasión de los 100 años de promoción de la justicia social y del trabajo decente por parte de la OIT, se examinarán los avances logrados en la lucha contra el trabajo infantil. En algunos países, los esfuerzos de sensibilización sobre la cuestión ya están dando sus frutos: por ejemplo, en el oeste de India, UNICEF se ha aliado con la Fundación Ikea, con el objetivo de constituir Redes de Niñas Adolescentes (conocido también como AGN), formando a los jóvenes acerca de aquellos temas relacionados con la violación de los derechos de la infancia.

Por su parte, entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible destaca la Meta 8,7, que llama a la comunidad internacional para “adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de seres humanos, y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, para 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

Dichas iniciativas forman parte de programas elaborados para hacer frente al trabajo infantil, de manera que los gobiernos, con la ayuda de las ONG y de los medios de comunicación puedan promover un cambio social positivo, asegurando a los niños un futuro de bienestar general y de desarrollo