Sociedad

Contrastes en la profesión médica

Mario Mingo: “El suicidio es la principal causa externa de mortalidad entre los facultativos”

lev dolgachovDreamstime

En las últimas semanas he leído varios análisis sobre la situación actual de la profesión médica en España que describen un panorama positivo. Destacaré dos.

El primero de ellos es la novena edición de la “Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la tecnología”, que ha elaborado el Ministerio de Ciencia y que sitúa a los médicos como los profesionales mejor valorados por los españoles con una nota de 4,67 sobre cinco.

El segundo trabajo es un informe sobre las diferencias laborales existentes en función de la carrera universitaria cursada, que han desarrollado la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, y que asigna al grado de Medicina los sueldos más elevados y la situación más próxima al pleno empleo.

No obstante, la moneda de la profesión médica tiene otra cara –menos agradable–, la que ofrece un estudio elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE), según el cual el suicidio es la principal causa externa de mortalidad entre los facultativos.

Además, dicho estudio –realizado con información recopilada entre 2005 y 2001– indica que la tasa de suicidios es mayor entre los médicos que en la población general –promedio de 1,3% frente al 0,8% global– y señala como posibles causas de esta situación la precariedad laboral, la pérdida de prestigio social y, entre otros motivos, el desgaste físico y emocional que puede conllevar el ejercicio de la profesión.

Las divergencias entre las realidades descritas en los dos primeros trabajos y el tercero son más que críticas, pero lejos de entrar en consideraciones sobre cuál de los tres estudios es más congruente o más equívoco con la realidad, considero que lo verdaderamente sustancial es que el próximo Gobierno tome nota de todos ellos y haga lo necesario para mejorar las condiciones formativas y laborales del principal activo que tiene el Sistema Nacional de Salud: el médico.