Alertan de que puede haber una segunda ola de Covid-19 en China al suavizarse las medidas de control

Un equipo de investigadores insiste en la importancia de monitorizar en tiempo real los contagios para minimizar este potencial riesgo, según un estudio publicado en “The Lancet”

Thumbnail

Una nueva investigación, publicada ayer en la revista “The Lancet”, sugiere que las medidas de control agresivas de China parecen haber detenido la primera ola de Covid-19 en áreas fuera de la provincia de Hubei, el epicentro de la epidemia y cuya población vivió ayer la apertura tras 11 semanas de confinamiento. Sin embargo, dado el riesgo sustancial de que el virus se reintroduzca desde el extranjero, y con el aumento de la actividad económica, se necesita monitorizar en tiempo real de la transmisión y gravedad del Covid-19 como medida de protección frente a una posible segunda ola de infecciones, concluyen los investigadores.

El estudio estima que en regiones fuera de Hubei el número promedio de casos generados por un solo individuo infectado durante el brote cayó sustancialmente después de que se introdujeran medidas de bloqueo el pasado 23 de enero. Gracias a ellas, el llamado R0 ha permanecido debajo de 1 desde entonces, lo que sugiere que la epidemia ha pasado de expandirse rápidamente a reducirse lentamente.

Sin embargo, los modelos matemáticos que simulan qué impacto tendrá suavizar las medidas de control sugieren que su levantamiento prematuro conducirá, probablemente, a un nivel de contagio de promedio superior a 1 nuevamente, lo que daría lugar a una segunda ola de infecciones. Un grave peligro, ya que, también allí los profesionales sanitarios han trabajado sin descanso.

Los hallazgos son críticos para los países de todo el mundo que están en las primeras fases de bloqueo porque advierten contra la “relajación prematura de medidas de control estrictas”, alertan los investigadores. Sin embargo, el estudio no examinó específicamente el efecto de cada intervención, o cuál fue más eficaz para contener la propagación del virus.

"Si bien estas medidas de control parecen haber reducido el número de infecciones a niveles muy bajos, sin inmunidad colectiva contra el Covid-19 los casos podrían resurgir fácilmente a medida que las empresas, las fábricas y las escuelas reanuden -su actividad- gradualmente, y particularmente dado el riesgo creciente de casos importados del extranjero, ya que el Covid-19 continúa extendiéndose a nivel mundial ", incide el profesor Joseph T Wu, de la Universidad de Hong Kong, quien dirigió la investigación.

“Aunque es probable que las políticas de control como el distanciamiento físico y el cambio de comportamiento se mantengan por algún tiempo -prosigue Wu-, lograr un equilibrio proactivo entre reanudar las actividades económicas y mantener el número de contagios por debajo de uno probablemente sea la mejor estrategia hasta que las vacunas efectivas estén disponibles de forma mayoritaria”.

Un análisis posterior sugiere que el riesgo de letalidad confirmado (la probabilidad de morir entre los casos confirmados de COVID-19) fuera de Hubei fue del 0,98%, que es casi seis veces menos que en Hubei (5,91%), y varió sustancialmente entre diferentes provincias, según el desarrollo económico y la disponibilidad de recursos sanitarios. Entre las diez provincias con el mayor número de casos confirmados, la letalidad varió de 0% en regiones prósperas como Jiangsu (al norte de Shanghái) al 1,76% en provincias menos desarrolladas como Henan.

“Incluso en las megaciudades más prósperas y con más recursos, como Beijing y Shanghái, los recursos de atención médica son limitados y estos servicios tendrán problemas con un aumento repentino de la demanda”, hace hincapié el profesor Gabriel M Leung, de la Universidad de Hong Kong. “Nuestros hallazgos resaltan la importancia de garantizar que los sistemas locales de atención médica tengan personal y recursos adecuados para minimizar las muertes relacionadas con Covid”, añade.

Desde el 17 de febrero, las restricciones se han relajado progresivamente en varias provincias, y las fábricas y oficinas están reabriendo gradualmente en China. "Somos muy conscientes de que a medida que aumenta la actividad económica en China en las próximas semanas, la infección local o importada podría provocar un resurgimiento de la transmisión", dice la coautora del estudio, la dra. Kathy Leung, de la Universidad de Hong Kong.

Y es que como explica a este periódico Alex Arenas, catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas de la Universidad Rovira i Virgili, en Tarragona, “ relajar las medidas es muy complejo, y si no se hace de forma muy estricta puede dar lugar a un nada deseado rebrote. Además, Hubei tiene movilidad con el resto de China, y del mundo, de manera que pueden importar casos como nosotros lo hicimos de Italia”.