Illa y Simón dormitan en pleno rebrote del virus

España corre riesgo de volver a tropezar con la misma piedra: enfrentarse sin los medios adecuados a una segunda oleada

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando SimónAlberto R. RoldánLa Razon

España o, mejor dicho, el Gobierno, corre serio riesgo de tropezar dos veces con la misma piedra. Mientras Salvador Illa quita hierro a los más de 70 rebrotes que se registran en nuestra geografía, exactamente igual que hizo semanas antes de que estallara la pandemia al asegurar, por ejemplo, que no había razones de salud pública para suspender el Mobile, los expertos han empezado ya a dar la voz de alarma: la Sanidad no se encuentra todavía preparada para una segunda oleada de coronavirus si ésta finalmente se produce.

No hay camas de agudos ni de UCI suficientes para atender una nueva avalancha. Tampoco hay el personal sanitario que debería, porque gran parte del que se contrató ha sido despedido aprovechando el verano, y falta una reserva estratégica de materiales y equipos de protección adquiridos por la Administración central.

¿Qué hace el Ministerio para impedir que las autonomías ajusten plantillas y medios en julio y agosto? ¿Y para asegurar que detectan los nuevos casos y rastrean convenientemente a sus contactos? ¿Se atreverá Sanidad a tirar de las orejas a la Generalitat por hacerlo tan mal en el brote de Lérida o reserva sus fuerzas para golpear sólo a Madrid porque está gobernada por el PP?

La experiencia invita al pesimismo y nos enseña que si el Ministerio dice que no hay riesgo deberíamos echarnos a temblar. Por cierto, ¿por qué no comparecen ya el infame Simón o alguno de sus adláteres los fines de semana? Insólito.