Viruela del mono: ¿Qué otras enfermedades han sido trasmitidas por monos a humanos?

La Organización Mundial de Sanidad Animal estima que al menos el 60% de las infecciones que afectan al hombre tienen origen zoonótico y debido a la estrecha relación genética entre los primates, los organismos que causan enfermedades se intercambian fácilmente entre nosotros

Macacos haciendo vida social
Macacos haciendo vida social

Tras la confirmación por parte de la Comunidad de Madrid de 30 casos de viruela del mono y otros 15 sospechosos, además de un posible caso en Málaga y otro en Gran Canaria, y la posible compra masiva de dosis de una vacuna aprobada frente a la viruela tradicional, la enfermedad que tuvo su origen el pasado 7 de mayo en Reino Unido, continúa infectando a la población de diferentes países. Aunque no es la primera vez que pasa, la Organización Mundial de Sanidad Animal estima que al menos el 60% de las infecciones que afectan al hombre tienen origen zoonótico y debido a la estrecha relación genética entre todos los primates, entre los que nos encontramos los humanos, los organismos que causan enfermedades se intercambian fácilmente entre nosotros. Los patógenos que nos transmitimos de primates no humanos a humanos y viceversa incluyen bacterias, hongos, parásitos, además de virus. Y pueden propagarse por mordeduras, rasguños, manipulación de animales o sus tejidos, transmisión aérea de aerosoles y gotitas, su ingesta y a través de vectores artrópodos, unos organismos vivos que pueden trasmitir patógenos infecciosos a los seres humanos. Pero, ¿cuáles son las principales enfermedades trasmitidas por monos a humanos y viceversa?

Los tres grandes grupos

Los primates son los más propensos a transmitir enfermedades. En la imagen, un chimpancé partiendo nueces
Los primates son los más propensos a transmitir enfermedades. En la imagen, un chimpancé partiendo nueces

Los primates no humanos se pueden dividir en tres grandes grupos: “monos del viejo mundo”, “monos del nuevo mundo” y “otros monos”. Estas agrupaciones tienen una gran relevancia en cuanto a los tipos de enfermedades que pueden contraer y transmitir. Por ejemplo, una de las enfermedades más graves que los humanos pueden contraer de los monos es causada por el virus “Herpesvirus simiae” (virus B) que es común entre los “monos del viejo mundo” de la familia de los macacos. Afortunadamente, la mayoría de los monos “domésticos” son especies del nuevo mundo y se crían en el país que los comercializa, ya que las regulaciones federales prohíben la importación de primates excepto para fines científicos, educativos y de exhibición. Desafortunadamente, a veces los animales pueden ser introducidos de contrabando en el país o “adoptados” de instalaciones de investigación.

Las principales enfermedades trasmitidas

Un gorila
Un gorila
  • Rabia: La rabia trasmitida de primates a humanos en la mayoría de las ocasiones ha ocurrido en animales que se importaron recientemente de áreas endémicas de rabia. La única excepción ocurrió tras la mordedura de un perro a un mono mascota en 1911 durante una epidemia de rabia canina en Florida.
  • Virus B: Hasta el 90% de los macacos adultos pueden ser portadores del virus B. Y aunque la mayoría son asintomáticos, algunos pueden tener lesiones orales localizadas. En humanos, la infección se presenta como una encefalomielitis y tiene una tasa de mortalidad de alrededor del 70%. La mayoría de los casos documentados de infección humana han ocurrido en manipuladores de animales de laboratorio que de alguna manera fueron inoculados directamente con tejido o líquido de un mono a través de una mordedura, un arañazo, un pinchazo con una aguja o una herida. Aunque los “monos del nuevo” mundo infectados experimentalmente desarrollan una enfermedad mortal y es posible que infecten por contacto a otros macacos, en la mayoría de las circunstancias las mordeduras de los “monos del nuevo mundo” a humanos no deberían generar preocupación porque no es endémica.
  • Tuberculosis: Los primates no humanos son muy susceptibles a la infección por “Mycobacterium tuberculosis” (TB) y pueden contraerla de humanos u otros animales. Los primates de entornos donde prevalece la TB humana corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Durante la cuarentena de 31 días que imponen algunos países para los primates importados legalmente, se realizan un mínimo de tres pruebas cutáneas de tuberculina, sacrificando a los que resultan positivos. No obstante, es posible que los monos importados ilegalmente y los criados y vendidos como mascotas en los Estados Unidos no se sometan a pruebas adecuadas y puedan estar infectados.
  • Bacterias en heridas: Se han identificado aproximadamente 224 cepas de bacterias en heridas contaminadas con saliva humana y animal. Los organismos que se encuentran con mayor frecuencia en la boca de los monos rhesus son las especies de Neisseria, los estreptococos alfa hemolíticos y Haemophilus parainfluenza. Otra de las infecciones comunes es por Eikenella corrodens, un anaerobio facultativo asociado con mordeduras de primates que causa un gran daño en la piel.
  • Enfermedades entéricas: son enfermedades bacterianas y parasitarias trasmisibles a través de la ruta oral/fecal y causan síntomas similares en personas y primates no humanos. Los agentes más comunes incluyen bacterias (Shigella, Salmonella, Campylobacter), parásitos protozoarios (Cryptosporidium, Giardia, Amoeba, Balantidia) y parásitos helmintos (Strongyloides).
  • Virus de la inmunodeficiencia de los simios (VIS): El VIS está estrechamente relacionado con el VIH-1 y el VIH-2 (causantes del SIDA) y causa una enfermedad similar en los macacos, aunque puede ser asintomático en otras especies. Aunque nadie conoce la certeza de cómo el virus saltó de los animales al ser humano, los expertos apuntan a que lo más probable es que se trasmitiese alrededor de 1930, al entrar en contacto la sangre infectada de los monos con heridas y cortes de los hombres durante las cacerías.
  • Marburgo y Ébola (Filovirus): La letalidad de la enfermedad por el virus de Marburgo (EVM), es de hasta el 88%, pero podría ser mucho menor si se atendiera debidamente a los pacientes. La EVM se identificó por vez primera en 1967 tras registrarse simultáneamente brotes en Marburgo y Frankfurt (Alemania) y en Belgrado (Serbia). Aunque los virus de Marburgo y del Ébola son distintos, ambos pertenecen a la familia Filoviridae y ocasionan enfermedades con características clínicas similares. Ambas son raras, pero las tasas de letalidad de sus brotes pueden ser elevadas.
  • Hepatitis A, sarampión o poliomielitis: Los primates no humanos tienen más probabilidades de contraer hepatitis A, sarampión o poliomielitis de humanos o como parte de un experimento de laboratorio que de transmitir estas enfermedades a los humanos. Sin embargo, una vez infectados, los primates representan un riesgo para los humanos con los que están en contacto.