La misteriosa muerte de más de 300 elefantes en Botswana

Todavía se desconoce la causa de la tragedia y el envenenamiento por humanos o por ántrax han sido descartados

El 70 por ciento de los cuerpos sin vida de los elefantes estaban cerca de abrevaderos
El 70 por ciento de los cuerpos sin vida de los elefantes estaban cerca de abrevaderosArchivoArchivo

Las autoridades de Botswana están investigando la misteriosa muerte de elefantes en el país. Si a mediados de junio se habían contabilizado 169 casos, hoy son ya más de 350 los ejemplares de elefantes muertos. Esta preocupante realidad no tiene un patrón definido. Mueren de todas las edades, machos y hembras... entonces ¿Qué está ocurriendo?

El 70 por ciento de los cadáveres han sido encontrados cerca de abrevaderos. Las dos probabilidades más factibles eran el envenenamiento por humanos o por ántrax, pero ambas han sido descartadas.

Niall McCann, director de conservación de la ONG National Park Rescue, describió la situación como “catastrófica” y pidió una investigación. Botswana es el hogar de un tercio de los elefantes de África y el 10 por ciento de ellos están en esta región, por lo que esto podría tener un impacto real en la población mundial.

La causa de la muerte sigue siendo una incógnita. En algunos casos ha llegado a ver a las criaturas moverse torpemente en círculos, lo que sugiere que podrían haber sufrido daños neuronales. Además, hay muchos ejemplares que parece que están muy débiles, por lo que la tragedia podría ser aún mucho mayor.

Para McCann no está claro si se trata de muertes naturales o si la mano del hombre está detrás de ellas, pero alertó de que si fuese natural “podría llegar a los humanos y eso es muy preocupante en un momento en que la transmisión de enfermedades de los animales a los humanos está muy presente”, tal y como ha pasado con el coronavirus.

McCann describió la situación como el “evento de conservación más impactante de su vida”. Los elefantes y el ecoturismo representan una gran parte del PIB de Botswana, lo que significa que esto podría correr el riesgo de una crisis económica y de salud pública. “Necesitamos desesperadamente llegar al fondo de esto”, dijo.

La principal amenaza para la población de elefantes de África es la caza furtiva, pero en Botswana, el número de ejemplares ha aumentado de 80.000 a fines de la década de 1990 a 130.000 en los últimos años.