La mascarilla será obligatoria en el País Vasco hasta en la playa

Se limitan las reuniones a diez personas en las terrazas y se prohíbe el consumo en grupo de bebidas en la calle

La consejera de Salud, Nekane Murga, ha anunciado que el uso de mascarillas será obligatorio en el País Vasco desde esta medianoche, con independencia de la distancia interpersonal, en la vía pública y en espacios cerrados de uso público, en los que se pueda coincidir con otras personas. De este modo el País Vasco adopta la misma medida que han aprobado varias comunidades autónomas, entre ellas las tres que limitan con el País Vasco (Cantabria, La Rioja y Navarra).

Esta decisión es fruto del análisis de la evolución de la pandemia que Salud lleva a cabo en el País Vasco desde el inicio de la “nueva normalidad” y se recoge en una orden que ha dado a conocer la consejera del área, en una comparecencia de prensa en la que ha dicho que no se puede hablar de una “segunda ola” de contagios en el País Vasco , pero sí de que se está confirmando que la transmisión relacionada con el ocio “se está claramente incrementando”. ”Es el momento de parar la transmisión con estas medidas”, ha defendido la consejera, que ha comparecido con mascarilla para concienciar a la sociedad de la importancia de la prevención porque “el virus está ganando terreno”.

La orden que entrará en vigor esta medianoche recoge también que las mascarillas deben usarse en locales de hostelería y en sociedades gastronómicas, en los que solamente puede prescindirse de ella para beber y comer. La ocupación máxima en las mesas será de diez personas y no se concederán nuevas ampliaciones de horario a los establecimientos con motivo de fiestas o de acontecimientos sociales.

Se prohíbe la actividad en lonjas juveniles y locales similares, mientras que el consumo colectivo o en grupo de bebidas en la calle o en espacios públicos ajenos a los bares será sancionado.

Por su parte, no será exigible la mascarilla en playas y piscinas mientras se esté en el agua o tumbado en la toalla y se respete la distancia interpersonal, pero sí que lo será en los desplazamientos y paseos. La mascarilla deberá cubrir desde la parte del tabique nasal hasta el mentón y no se podrán usar las que están provistas de válvulas exhalatorias.

La orden recoge que los establecimientos, espacios y locales tendrán que garantizar que estas obligaciones se cumplen en su interior. La consejera ha explicado que la mayoría de la población que se está infectando en los últimos días son jóvenes pero la edad media de los nuevos positivos “empieza a subir”. Ha pedido por tanto a jóvenes y a toda la sociedad que eviten la agrupación de personas, porque “favorece el contagio. Bien sea para beber o para comer pipas puede tener riesgo”, ha advertido.

En cuanto al foco de Ordizia, la consejera ha considerado que está controlado. Respecto al posible brote de Getaria ha explicado que ya se han hecho 413 PCR que han dado como resultado 5 positivos. Ha precisado que el alto número de infectados detectados en las últimas horas en Gipuzkoa, 41 de los 60 positivos descubiertos desde ayer, están relacionados con la incidencia de los citados focos y han salido a la luz porque el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza “ha ido a buscarlos” con los cribados masivos.

Cantabria

En Cantabria, el Gobierno regional acaba de publicar en el Boletín Oficial (BOC) la orden por la que se hace obligatorio el uso de mascarilla en esta Comunidad Autónoma. La medida, que entra en vigor este mismo miércoles, 15 de julio, afectará a las personas mayores de seis años y se aplicará en la vía pública, espacios al aire libre y en cualquier lugar cerrado de uso público o abierto al mismo, con independencia de que pueda garantizarse una distancia interpersonal mínima de 1,5 metros.

Además, según la resolución, consultada por Europa Press, será obligatorio el uso “adecuado” de la mascarilla, es decir, que cubra desde parte del tabique nasal hasta la barbilla incluida. Y el tipo a utilizar no debe estar provista de válvula exhalatoria, salvo en usos profesionales para los que esté recomendada.

La mascarilla también se exigirá en el transporte aéreo, marítimo, o en autobús y ferrocarril, así como en medios públicos y privados complementarios de viajeros, en vehículos de hasta nueve plazas, -incluido el conductor- si los ocupantes no conviven en el mismo domicilio.

La orden regula excepciones a la obligatoriedad de su uso, como durante la actividad deportiva individual al aire libre, cuando se consuman alimentos o bebidas en establecimientos y en las actividades acuáticas.

Tampoco serán obligatorias en los espacios de la naturaleza que estén fuera de los núcleos urbanos. Sí habrá que llevarlas en el acceso a las playas, mientras que durante en el tránsito y la permanencia en ellas será necesario mantener la distancia de 1,5 metros «o en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos e higiene respiratoria»

De esta forma, País Vasco y Cantabria se suman a las comunidades autónomas de Murcia, Cataluña, Extremadura, Aragón, Baleares, La Rioja, Andalucía, Navarra y Melilla, que ya han impuesto el uso obligatorio de la mascarilla, con independencia de que se pueda mantener la distancia social de seguridad.