La enfermería carga contra las farmacias: “Sólo quieren vacunar para incrementar sus beneficios”

El Consejo General y el sindicato Satse anuncian demandas judiciales contra las autonomías que autoricen inmunizar contra la gripe fuera de los centros sanitarios

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería y el SIndicato de Enfermería (Satse), ha reclamado a las consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas que no permitan a “los empresarios privados farmacéuticos” la administración de la vacuna de la gripe en sus oficinas de farmacia, y ha defendido que esta actividad sanitaria asistencial se realice inexcusablemente en los centros de salud públicos por parte de los profesionales sanitarios cualificados, como son las enfermeras y los enfermeros, “que la vienen realizando históricamente con plenas garantías de seguridad y calidad asistencial”, según expone en un comunicado. La Mesa apunta que algunos farmacéuticos están intentando generar “nuevas vías de negocio a través de la realización de actividades sanitarias asistenciales que siempre deben desarrollarse dentro del sistema sanitario, tal y como está establecido según la normativa vigente, como única garantía de eficacia, solvencia y seguridad”.La Mesa ha anunciado que está desarrollando una campaña de información al conjunto de la ciudadanía sobre las consecuencias para su salud y seguridad que tendría la vacunación en las farmacias y adelanta que en caso de que comunidades como Madrid “claudique a los intereses de los empresarios privados farmacéuticos emprenderá las acciones judiciales y sociales pertinentes contra la Presidencia autonómica, la Consejería de Sanidad, y los farmacéuticos que pudieran incurrir en un presunto delito de intrusismo profesional”. En su comunicado, lanza un duro golpe a los farmacéuticos: “la administración de la vacuna de la gripe y el reciente ofrecimiento de realizar las pruebas de detección del coronavirus e incluso venderlas en las farmacias se enmarcan dentro de la estrategia general de los empresarios farmacéuticos de incrementar sus beneficios a través de lo que han denominado farmacia comunitaria, y que llevan meses intentando que las diferentes administraciones den su visto bueno”.