Objetivo Horizonte Europa: REDIT apuesta por lo digital y la innovación «verde»

Los institutos tecnológicos de REDIT quieren «mantener la tasa de éxito» lograda en el H2020 en el nuevo programa europeo de innovación

Un técnico de Aimplas trabajando en el proyecto URBANREC
Un técnico de Aimplas trabajando en el proyecto URBANRECAIMPLAS CHARO PASCUAL

En 2021 arranca en la Unión Europea el nuevo plan de acción Horizonte Europa con dos claras estrategias: avanzar en el desarrollo de la digitalización de industria y hacia un modelo de economía circular, dentro del llamado Pacto Verde Europeo (Green Deal). Después de cerrar siete años del programa H2020, el 1 de enero de 2021 se abre esta nueva ventana a la innovación europea para las empresas, los centros tecnológicos y las universidades del Viejo Continente.

«Es muy relevante cómo la sostenibilidad va a impregnar todo el programa marco y cómo los avances ‘verdes’ van a ser impulsados por la propia industria y la sociedad», señala Elena Cortés, responsable del área Técnica de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (REDIT). Además, hay que sumar la relevancia que tendrá la digitalización con el impulso de instrumentos para la creación de Espacios Europeos de Datos, centrados en distintos sectores como fabricación, salud, agricultura. Asimismo, Cortés destaca que también van a relanzarse proyectos relacionados con las infraestructuras de computación avanzadas o el desarrollo de nuevas técnicas basadas en datos para abordar problemas complejos en distintos sectores.

Para lograrlo, se ha aprobado un incremento presupuestario de un 30% con respecto al programa H2020 (comparando para una UE de 27, en precios constantes). En total, el presupuesto de este programa para 2021-2027 es de 95.500 millones de euros (precios actuales), en los que se incluyen los 5.400 millones de NextGeneration para favorecer la recuperación tras la pandemia por la Covid-19 y los 4.500 millones de refuerzo adicional.

Estrategia REDIT En la Comunidad Valenciana «hay una firme apuesta por el desarrollo de una economía sostenible y respetuosa con el medioambiente, respaldada por las numerosas empresas tanto del sector de energías renovables, como de sectores manufactureros que apuestan por una fabricación más eficiente y por el uso de materiales sostenibles», asegura Cortés. Además, se van a financiar y promover con «una elevada intensidad tecnologías muy cercanas al mercado, lo que beneficia a nuestro tejido industrial», añade.

Los 11 centros tecnológicos de REDIT ya han trazado un plan participativo que destaca por un modelo de gobernanza colaborativa, con el fin de «derribar las barreras que impiden a las empresas de menor tamaño acceder a estos fondos», aunque estas empresas en la Comunidad Valenciana, destacan, «cuentan con los institutos tecnológicos para apoyarles en todo el proceso».

Asimismo, REDIT va a establecer sinergias con otros programas, como la cofinanciación de determinadas acciones con inversión nacional y «la posibilidad de que propuestas excelentes que se queden sin financiación europea puedan financiarse con programas nacionales», destacan desde la red valenciana. Y esta estrategia es posible gracias a los «muy buenos resultados» conseguidos por los institutos tecnológicos en el anterior programa. «Aunque las nuevas convocatorias pueden ser más competitivas, contamos con mucha experiencia y un posicionamiento a la altura de otros equipos europeos punteros», destaca Cortés.

Entre 2014 y 2020, los institutos de REDIT han conseguido un retorno de 63,5 millones de euros, tras participar en 144 proyectos, de los que 32 han estado coordinados por ellos. Así, las empresas de la Comunidad han captado hasta 171,1 millones de euros . Sin embargo, admite Cortés, por el momento es complicado fijar unos objetivos concretos porque no se sabe con seguridad los presupuestos de cada parte de Horizonte Europa. El objetivo mínimo es conseguir unos resultados similares y «mantener la tasa de éxito».

Los éxitos del H2020

Estos ambiciosos objetivos de REDIT para el nuevo programa Horizonte Europa son realistas si se observa el listado de proyectos exitosos del anterior H2020.

  • Entre ellos, desde REDIT destacan, por ejemplo, NANOTUN3D, coordinado por AIDIMME, para desarrollar una aleación nanoaditivada de titanio procesable por técnicas de fabricación aditiva.
  • Por su parte, AIJU ha destacado iBus, proyecto para crear modelos de negocio innovadores basados en las nuevas tecnologías y centrados en obtener juguetes personalizados y seguros.
  • El proyecto URBANREC, coordinado por AIMPLAS, ha conseguido dar una segunda vida a los residuos voluminosos de origen urbano.
  • URBIOFIN es un proyecto demo en el que AINIA actúa como coordinador científico-técnico. Su objetivo es demostrar la viabilidad de la conversión a escala semi-industrial de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos en materia prima para productos de alto valor añadido de mercados como el de la agricultura.
  • SUaaVE es un proyecto H2020 coordinado por IBV para afrontar el reto del transporte a través del vehículo autónomo.
  • DREAM, proyecto en el que participó ITC, tenía el objetivo de fabricar hornos para cerámica de mayor rendimiento y menor consumo y contaminación.
  • MATCHUP, proyecto coordinado por el Ayuntamiento de Valencia y con ITE, apuesta por la regeneración urbana integral y sostenible.
  • BIONANOPOLYS, coordinado por ITENE, creará una red de plantas piloto para la valorización de la biomasa y la obtención de materiales biobasados nanoestructurados con propiedades multifuncionales para su aplicación en diferentes sectores.
  • EUHubs4Data, coordinado por ITI, establecerá una federación europea de Centros de Innovación Digital en Big Data y contribuirá a la creación de un espacio europeo de datos.