Illa ignora el récord de contagios y se lanza contra las autonomías

El rebrote del virus provoca un nuevo récord de infecciones, y acerca las UCIS al pico máximo de la segunda ola y a niveles parecidos a los de marzo. La incidencia alcanza la cifra más alta de la pandemia

Trabajadores de una funeraria trasladan el cadáver de una víctima de Covid en Barcelona
Trabajadores de una funeraria trasladan el cadáver de una víctima de Covid en BarcelonaEmilio MorenattiAP

Ya han pasado más de seis meses desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, proclamara que España había derrotado al virus y controlado la pandemia. A pesar de su optimismo, la situación epidemiológica del país adquiere hoy tintes casi dantescos. En 2020 se produjo una sobremortalidad de más de 80.000 personas atribuible a la Covid-19, 30.000 por encima de los fallecimientos que admite el Ministerio de Sanidad en su información oficial. Por si fuera poco, España se ha adentrado en esta tercera ola y presenta ya la mayoría de los indicadores en rojo. Su estado es parecido, de hecho, al de los que llevaron al Gobierno a confinar a todos los españoles en marzo, cuando eclosionó la pandemia, y superiores a los que condujeron, por ejemplo, a Sánchez y al aún ministro de Sanidad, Salvador Illa, a aprobar en la segunda ola un estado de alarma «ad hoc» con criterios improvisados sobre la marcha para Madrid, comunidad gobernada por un partido de signo contrario al que respalda al Ejecutivo.

Casos incidencia y hospitalización por covid
Casos incidencia y hospitalización por covidT. Nieto

¿Por qué rechaza aún Illa la posibilidad de decretar un confinamiento domiciliario en esta nueva ola, como le piden insistentemente los consejeros de Salud de numerosas autonomías? ¿Por qué permite el ministro que cada territorio actúe a su libre albedrío para controlar el virus? ¿Por qué avala 17 modelos distintos de lucha contra la Covid bajo la justificación de que este modelo fue un éxito, pese a que España supera ya en conjunto una incidencia acumulada de 522 casos por 100.000 habitantes? ¿Por qué sigue Sanidad restando importancia al impacto de la nueva cepa británica del virus, pese a que toda Europa se ha confinado para protegerse de ella?

Estos son algunos de los indicadores que desmontan la pasividad de la máxima autoridad sanitaria del conjunto del Estado y que acreditan que España debería también confinarse, como demandan los especialistas:

Más de 40.000 casos

España contabilizó ayer 40.197 nuevos contagios de Covid. Se trata de un cifra récord desde el mes de junio y, por supuesto, de toda la segunda ola,. En total, España supera los 2,2 52 millones de infectados desde el estallido de la pandemia, aunque el número real es mucho más alto. Este aumento de las infecciones tiene traslación al cabo de varios días en un mayor número de hospitalizaciones, ingresos en las unidades de cuidados intensivos (UCIS) y fallecimientos.

Incidencia a 14 días mayor que en la segunda ola

El aumento de los contagios queda reflejado en la subida de la incidencia de casos diagnosticados en los últimos 14 y y también en los últimos siete días. De hecho, la de 14 días ya ha superado el máximo de toda la pandemia, al contabilizarse hasta ayer 575,19 casos por 100.000 habitantes. Regiones como Extremadura superan incluso las 1.220 infecciones. El riesgo de colapso sanitario es total y podría producirse en cuestión de días. Algunos especialistas prevén que España puede rozar los 700 de incidencia el lunes.

Crecimiento unánime en todas las autonomías

Aunque existen diferencias entre ellas, el crecimiento de los casos se registra en todos los territorios a un ritmo similar, partiendo de bases diferentes. Esta es una diferencia de la tercera ola con respecto a la segunda. Tres territorios superan los 700 casos –La Rioja, Murcia y Castilla-La Mancha–, uno los 1.200 –Extremadura–, y otros tres sobrepasan los 600.

Hospitalizados

España se encamina al pico de pacientes hospitalizados de Covid en planta en la segunda ola, que fue de 21.028. La subida de los contagios anticipa que este pico será sobrepasado este mismo fin de semana –ayer la cifra ascendía a 19.67– y tendrá traslación en los datos que reporta Sanidad el lunes o el martes. El jueves pasado, los hospitales atendían a 18.924 enfermos Covid. El 20 de agosto la cifra era de apenas 4.636.

Ingresados en UCI

El pico de la segunda ola está también a punto de sobrepasarse. Ayer había 2.816 y en noviembre llegaron a contabilizarse 3.156. Esta cifra quedará atrás, previsiblemente, la próxima semana. Aunque la tasa global de ocupación de UCIS por pacientes Covid pueda parecer pequeña, al alcanzar sólo el 29,56% en el conjunto del país, hay que tener en cuenta que no lo es. Las autonomías toman como base las llamadas UCIS extendidas, que son otros servicios dispuestos para atender pacientes Covid críticos ante la avalancha. La tasa real de ocupación es, pues, mucho mayor, similar a la de la primera quincena de marzo. A medida que aumentan este tipo de enfermos disminuye el espacio para atender a pacientes críticos de otras patologías, como sucedió en la primera ola. Se trata de una «bomba de relojería», a juicio de los especialistas.

Tasa de contagios

Es uno de los mejores indicadores que existen para medir la evolución de la pandemia. Se conoce técnicamente con el nombre de Número Reproductivo Básico Instantáneo (Rt). Si la cifra supera el uno significa que cada contagiado infecta a más de una persona y, por tanto, que el virus se está expandiendo. Según los datos del Instituto de Salud Carlos III, la última cifra es 1,19 en el conjunto del país cuando el pasado 25 de noviembre se encontraba muy por debajo y era de apenas un 0,8. En algunas autonomías el Rt supera la media española, como en Asturias, en donde llega al 1,32, o en Castilla y León, en donde se sitúa en 1,56. Dichas cifras demuestran que los contagios se encuentran descontrolados, al igual que cuando la positividad de los test sobrepasa el 10%, algo que también está sucediendo en nuestro país. En concreto, según las estadísticas que recopila Sanidad, un 17,03% de los ciudadanos que se someten a una prueba padece coronavirus. En Castilla-La Mancha el porcentaje supera el 30%.

Cansancio de los sanitarios

España es uno de los países del mundo con mayor número de sanitarios infectados. La cifra supera los 100.000. Las organizaciones profesionales denuncian que las autoridades sanitarias no aprendieron de la primera ola y no reforzaron las plantillas en atención primaria y hospitales.