Salud

AstraZeneca: visión borrosa y manchas en la piel avisan de los trombos

Sanidad insta a los vacunados contra la covid a vigilar los síntomas tras analizar cinco casos de efectos secundarios y una muerte

Thumbnail

El Ministerio de Sanidad sigue sin considerar que la vacuna de AstraZeneca produzca un aumento del riesgo global de acontecimientos trombóticos entre los que se la inyectan. Este es uno de sus principales argumentos en los que se apoya para permitir la administración del suero en el colectivo de personas de entre 60 y 69 años en España.

Sin embargo, aún no las tiene todas consigo. El departamento que dirige Carolina Darias y, más concretamente, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, rastrea los casos de trombosis de senos venosos cerebrales que pueden acompañarse de niveles bajos de plaquetas. Son raros, pero están en investigación para descartarlos. En la última actualización del informe de farmacovigilancia sobre las vacunas contra la Covid-19, remarca este hecho, subrayando que estos casos notificados de cuadros de trombosis de senos venosos con niveles bajos de plaquetas han ocurrido dentro de los primeros 14 días tras la vacunación y la mayoría de ellos en mujeres de hasta 55 años de edad.

Se trata de episodios que registran una mayor incidencia en el conjunto de la población vacunada que en la población en general, pero no en las personas de mayor edad. «Aunque de momento no se han podido identificar factores de riesgo específicos como edad, sexo o historia previa de trastornos de la coagulación, la relación causal con la vacuna no se puede descartar», apunta.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha contabilizado hasta el 21 de marzo cinco casos de trombosis de senos venosos, dos de ellos con trombocitopenia asociada, habiéndose administrado hasta esa fecha 985.528 dosis de esta vacuna. Sanidad informa de que uno de los casos tuvo un desenlace fatal. El porcentaje de afectados entre los vacunados apenas supera el 0,0005%, y el de los fallecidos se queda en un 0,0001%.

Alerta a las señales

¿Existe un infradiagnóstico de estos extraños casos? Como su identificación precoz parece compleja, Sanidad insta a las personas vacunadas con AstraZeneca a buscar atención médica inmediata si tienen síntomas como dificultad para respirar, dolor de tórax o abdomen persistente, inflamación de las piernas; cefalea intensa, persistente o que empeora más de tres días después de la vacunación; visión borrosa o doble; sangrado persistente; o hematomas o manchas rojizas o violáceas en la piel. La información recopilada por la Agencia coincide con las conclusiones del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia Europeo, que recomienda también a los profesionales sanitarios y a los propios ciudadanos vigilar la posible aparición de signos y síntomas de trombosis y trombocitopenia para su diagnóstico y tratamiento precoz.

Este órgano, sin embargo, eleva la edad de riesgo, al apuntar que los casos identificados se han presentado de forma mayoritaria en mujeres de menos de 60 años en las dos semanas posteriores a la administración de la vacuna, sin que se hayan identificado factores de riesgo específicos para su aparición. De acuerdo con sus datos, hasta el 22 de marzo se habían identificado en el Espacio Económico Europeo (EEE) y Reino Unido 62 casos de trombosis de senos venosos cerebrales y 24 de trombosis de venas esplácnicas, de los cuáles 18 fallecieron.

Hasta esa fecha se habían administrado 25 millones de vacunas de AstraZeneca a otras tantas personas. El organismo es algo más explícito al apuntar que un posible mecanismo que podría explicar estas reacciones sería de tipo inmunológico, similar al conocido para la trombocitopenia inducida por heparina.

La vacuna de AstraZeneca comparte, además, efectos secundarios con el resto de los sueros que se están administrando contra la covid-19. Hasta el 21 de marzo se han registrado en concreto 1.792 acontecimientos de este tipo tras su inyección.

Los trastornos generales más frecuentemente notificados han sido fiebre o escalofríos, seguidos de los trastornos del sistema nervioso (mayoritariamente cefaleas o mareos) y del sistema músculo-esquelético (artralgia y mialgia). Atendiendo al número total de casos notificados, los efectos adversos más frecuentes con esta vacuna en concreto son, por este orden, pirexia, cefalea, mialgia, escalofríos, malestar, fatiga, dolor en la zona de vacunación, náuseas, mareo y artralgia.