La familia de Déborah Fernández pide la imputación de su exnovio a cuatro meses de la prescripción del caso: “La Policía ya ha dicho tres veces que es el sospechoso”

Lamentan que ni la Fiscalía ni el juzgado que instruye el caso investiguen a fondo qué ocurrió con la joven, asesinada en Vigo hace casi 20 años

Déborah Fernández desapareció el 30 de abril de 2002 cuando solo tenía 21 años. Su cadáver fue hallado una semana después en una cuneta
Déborah Fernández desapareció el 30 de abril de 2002 cuando solo tenía 21 años. Su cadáver fue hallado una semana después en una cuneta FOTO: La Razón Cedida por la familia

A pesar de que la errática investigación de la Policía Nacional estuvo llena de negligencias, a juicio de la familia de la víctima, hasta tres atestados policiales diferentes señalaban (en 2006, 2010 y 2019) a una persona como principal sospechoso de la “desaparición y muerte” de Déborah Fernández. Sin embargo, ni la Fiscalía ni los titulares que han ido pasando a lo largo de todos estos años por el Juzgado de Instrucción número 2 de Tui, han pedido la declaración de esta persona como investigado ni como testigo. Simplemente no ha sido escuchado en sede judicial, para absoluto asombro e indignación de la familia.

La chica desapareció el 30 de abril de 2002 en Vigo (Pontevedra) y su cadáver fue encontrado diez días después en una cuneta, en medio de un escenario recreado y lleno de pistas falsas. Ahora solo quedan cuatro meses para que prescriba el caso y la familia de la chica, junto a los abogados que llevan años trabajando en el caso, han dado esta mañana una rueda de prensa en el Hotel Bahía de Vigo, para apremiar la investigación y que no prescriba el caso sin citar al sospechoso, el novio de Déborah.

“Que dejen de hacer el paripé y cierren ya”

«Que la Fiscalía y el juzgado dejen de hacer el paripé y pongan las cartas sobre la mesa. Que la Fiscalía pida el archivo y no se llame como investigado a nadie a pesar de que lo pidieron tres atestados policiales sobre una persona con bastantes indicios de participar en la desaparición y muerte de Déborah», ha dicho esta mañana el abogado Ramón Amoedo, acompañado de la hermana de la fallecida, Rosa, la madre, otro hermano y el padre.