Pescado azul o blanco, ¿cuál es mejor para la salud según la ciencia?

Recientes investigaciones han extraído conclusiones que perfilan a uno por encima del otro

Alimentos que contienen omega 3
Alimentos que contienen omega 3 FOTO: FCAFOTODIGITAL FCAFOTODIGITAL

Comer de forma variada y saludable es una recomendación conocida por la mayor parte de la población aunque en muchos casos no llega a cumplirse. Las advertencias de médicos y especialistas acerca de ingerir todo tipo de alimentos en ocasiones pasan desapercibidas por distintos motivos que pueden conllevar graves problemas de salud a la larga para las personas.

Una vida sedentaria, además, agrava estos problemas derivados por la falta de una alimentación saludable y variada que provoca enfermedades. La falta de actividad física es uno de los múltiples motivos por los que en las sociedades cada vez existen más individuos con patologías como el sobrepeso o la obesidad que se encuentran estrechamente relacionadas con muchos de los problemas de salud en la actualidad.

La crisis sanitaria provocada por la aparición del coronavirus puso de relieve este gran problema que tienen muchas de las sociedades desarrolladas que cuentan con altas tasas de personas con sobrepeso. El virus ha resultado muy perjudicial para este grupo de ciudadanos hasta el punto de hacer plantear a la sociedad la necesidad de incluir e incidir en el deporte desde niños.

Así las cosas, la falta de deporte y mala alimentación ha perjudicado la salud general de la población aunque muchos expertos señalan que esto es posible corregir con simples pasos que ayuden a modificar conductas. Una de ellas es la alimentación saludable donde el pescado juega un papel clave gracias a los múltiples beneficios que este aporta a nuestro organismo y que detallamos a continuación.

Antes de adentrarnos en la comparativa cabe destacar otro de los problemas que pueden dificultar, la falta de sueño. Un correcto descanso tanto cuantitativo como cualitativo es fundamental para contar con buena salud aunque los ritmos de vida y objetos como el móvil han llevado a una disminución de este y de su calidad. Así, el descanso supone junto al ejercicio y la alimentación saludable uno de los tres pilares necesarios para gozar de una salud fuerte y que evite problemas a la larga.

Diferencias pescado azul y blanco

Los expertos señalan que ambos tipos de pescado deben estar presentes en las dietas debido a sus múltiples beneficios para el organismo. Aun así, no son el mismo tipo de alimento por completo y presentan diferencias notables que los diferencian de forma considerable.

Los dos cuentan con una gran proporción de proteínas y un alto valor biológico. Esto quiere decir que los pescados son una muy buena fuente proteica que, además, aporta unos micronutrientes esenciales como el yodo muy beneficiosos para el organismo y la salud general.

El nutricionista Saúl Sánchez expone en su cuenta personal de twitter que el las últimas investigaciones desvelan como el consumo de dos raciones a la semana de pescado disminuye el riesgo de complicaciones cardiovasculares. Estas han aumentado exponencialmente en los últimos años debido al sedentario y nutrición, algo que el pescado blanco y azul puede ayudar a revertir.

Aunque ambos aportan cantidades de proteínas similares es en las grasas donde se encuentran las grandes diferencias. Sánchez expone que el blanco no supera el 2% de lípidos mientras el azul puede contener hasta un 10% de grasas aunque recalca que estas no “son malas para la salud”.

Este tipo de grasas que aporta el pescado azul es una excelente fuente de ácidos grasos omega 3, un nutriente esencial y de muy buena calidad cuando se encuentra en este alimento. Sánchez también utiliza los datos de un macroestudio para exponer que el consumo de pescado azul se asocia a un riesgo menor de sufrir diabetes e, incluso en niños esta ingesta mejoraría los parámetros cardiovasculares.

Con todos estos beneficios cabe destacar que el pescado azul también cuenta con dosis interesantes de vitamina D, deficitaria en la sociedad actual. La falta de esta puede conllevar graves problemas con la salud y se ha llegado a vincular con la mayor posibilidad de contagiarse de covid y tener un peor cuadro médico si se sufre la enfermedad.

El pescado blanco por su parte también cuenta con múltiples beneficios a nivel de micronutrientes y, además, su bajo contenido calórico supone que sea un gran aliado en épocas de perdida de peso. Aun así, este tipo de pescado cuenta con menores beneficios para la salud si lo comparamos con el azul aunque los expertos recomiendan su consumo de forma explícita.

A modo de conclusiones aportadas por la ciencia y el nutricionista se puede argumentar que el pescado azul contaría con mayores beneficios generales para la salud. Sus niveles de omega 3 y otros micronutrientes lo convierten en un gran alimento capaz de evitar múltiples patologías en el organismo.

Aunque sea más denso energéticamente el pescado azul se debe “priorizar” según Sánchez sobre el blanco pero sin dejar de lado este último. Según el nutricionista 200 gramos a la semana de pescado azul más 200 de blanco podrían “prevenir patologías complejas, mejorando la composición corporal.

Problemas con el tamaño

Llegados a este punto sabemos los extraordinarios beneficios para la salud del pescado azul que gana al blanco aunque cuenta con un problema. Estos pescados absorben parte de los tóxicos del lugar que habitan provocando que los pescados azules de gran tamaño puedan contener trazas de metales pesados.

Aunque pueda parecer un grave problema para la salud según las investigaciones más recientes las cantidades presentes en estos pescados no son nocivas siempre que se cumplan algunos puntos. Los metales podrían ser malos para nuestro organismo si las dosis son muy elevadas así que debemos evitar alimentarnos solamente de pescados azules de gran tamaño.

Existen otras opciones como la sardina o la caballa que cuentan con las mismas propiedades que los pescados azules grandes y que no almacenan estos tóxicos. Aún así, el consumo de pescados como el salmón en cantidades razonables cuenta con muchos más beneficios que inconvenientes para la salud de las personas.