Estas son las 5 averías más caras que puede sufrir tu coche

Tener coche implica tener que lidiar con infinidad de problemas mecánicos. Y en ocasiones, repararlos es más caro que comprarse uno nuevo

Mecánico en su taller revisando un vehículo
Mecánico en su taller revisando un vehículo FOTO: La Razón (Custom Credit)

Tener coche tiene muchas ventajas… de eso no cabe duda. Pero también puede generar muchos dolores de cabeza. No solo hay que pagar la gasolina o hacer un mantenimiento frecuente, sino que también debemos estar preparados ante la aparición de una avería… con los gastos que eso implica. La mayor parte de las veces, estos problemas mecánicos se solucionar relativamente fácil y de una forma bastante barata. Pero -si tenemos un coche- podemos tener claro que llegará el momento en el que sufrirá una avería tan grave que será más rentable comprarse uno nuevo en vez de repararlo.

Un mecánico trabaja en un taller de automoción | Fuente: EFE/Biel Aliño
Un mecánico trabaja en un taller de automoción | Fuente: EFE/Biel Aliño FOTO: Biel Aliño EFE

A continuación, tienes una lista con los problemas mecánicos más graves y más caros que pueden sufrir tu vehículo… y que harán que te plantees si ha llegado el momento de llevarlo al desguace:

1. Turbo

Esta turbina se mueve gracias a los gases de escape del motor. El turbo cuenta con un compresor que toma aire, lo filtra y lo somete a mucha presión para introducirlo de nuevo dentro del motor. Hay muchas causas probables detrás de un problema en esta pieza. Puede tratarse de un defecto de fabricación, por circular con el motor muy revolucionado, por exceso de temperatura, por falta de engrase, porque ha entrado polvo o arena, etc. Sustituir esta pieza puede ir desde los 1.000 hasta los 5.000 euros (además de la mano de obra). Así que, si usted tiene un vehículo de segunda mano, no lo dude: cambie de coche… no de turbo.

2. Junta de la culata

Como su nombre indica, la junta de la culata es el elemento que une la culata (que es la pieza que sella la parte superior de los cilindros para evitar la pérdida de presión) con el bloque motor (que aloja en su interior el cigüeñal, las bielas y los pistones). Es una pieza que está sometida a mucho “estrés”. Por lo que se diseña y se fabrica para que pueda aguantarlo todo. En general, este elemento se fabrica con materiales flexibles, capaces de soportar las grandes temperaturas del motor, como el hierro o el aluminio.

Sin embargo, a veces esto no es suficiente. Cuando el motor se sobrecalienta porque hemos olvidado echar el refrigerante, la junta se deforma y deja de ser hermética. Por lo que deja de hacer aquello para lo que fue diseñada. Cuando esto sucede, empieza a salir humo blanco del tubo de escape, porque ha entrado agua durante la combustión.

Esta es -sin duda- una de las averías más caras. Porque no se trata únicamente de sustituir la junta de la culata, sino que también hay que hacer nuevos ajustes en el motor, cambiar los retenes de aceite, etc. Eso significa que hay que dedicar a la reparación más de 20 horas de mano de obra… y eso si sale bien, porque si no se hace perfectamente… entonces seguirá dando muchos problemas.

3. Correa de la distribución

Correa de distribución de un vehículo
Correa de distribución de un vehículo FOTO: La Razón (Custom Credit)

La función de esta pieza de goma es sincronizar el movimiento de giro del cigüeñal con el piñón del árbol de levas, para que los pistones se muevan en el momento preciso. Cuando esta sincronización se pierde, hay muchos elementos que pueden sufrir daños, como las válvulas o la culata.

Esta fractura suele darse por desgaste. Así que, la única opción lógica es cambiarla cada cierto tiempo… antes de que esto pueda darse. Los expertos recomiendan sustituirla cada 80.000 km aproximadamente (se especifica en el manual de cada vehículo) aunque también hay quien aconseja cambiarla cada cinco años.

4. Inyectores

Los inyectores se encargan de introducir la cantidad correcta de combustible. Cuando los inyectores del coche fallan, podemos notar que el motor pierde potencia, que el coche da tirones o que sale humo negro del escape… Los síntomas tendrán mucho que ver con la causa del problema. Lo normal es que esta avería se produzca por desgaste, lo que implicará que debemos sustituir todos los inyectores viejos al mismo tiempo. El coste de la reparación no es nada despreciable. Estaríamos hablando de que tendríamos que desembolsar unos dos mil euros.

5. Bomba del combustible

La bomba del combustible es el elemento encargado de suministrar combustible a los inyectores en el momento preciso y a la presión adecuada. Cuando una bomba de combustible (hay algunos coches que tienen dos) el vehículo deja de funcionar, porque el combustible no llegará a los inyectores y -por lo tanto- el motor no funcionará.

En ocasiones, reparar un vehículo es más caro que comprarse uno nuevo | Fuente: CETRAA Y CONEPA
En ocasiones, reparar un vehículo es más caro que comprarse uno nuevo | Fuente: CETRAA Y CONEPA FOTO: CETRAA Y CONEPA CETRAA Y CONEPA

Es posible que -cuando surja este problema- te resulte difícil encender el coche, que te falte potencia para adelantar o que el vehículo se pare con frecuencia. Si se sobrecalienta y deja de funcionar, deja que descanse durante media hora y arrancará de nuevo, cuando la bomba se haya enfriado. Ahora bien, si aparecen estos síntomas, podemos enfrentarnos ante un diagnóstico fatal. Si hay algún problema con la bomba de combustible… pero esta todavía puede sustituirse, cámbiala cuanto antes (antes de que la cosa empeore).