España

Un padre denuncia que su hijo con discapacidad no podrá iniciar el colegio como estaba previsto

El programa de “aula enclave” del CEIP Cataluña de Las Palmas de Gran Canaria no estará disponible por un retraso en la obras de adaptación del centro, que depende de la consejería de Educación

El pequeño Luis, de casi 3 años, tiene una discapacidad del 65% y su colegio aún no está adaptado para que pueda comenzar el curso
El pequeño Luis, de casi 3 años, tiene una discapacidad del 65% y su colegio aún no está adaptado para que pueda comenzar el curso FOTO: Cedida

Luis va a cumplir tres años. Tiene reconocido un 65% de discapacidad y un grado III de dependencia. Tiene hipotonía, pero no tiene un diagnóstico aún definido. Amigable, risueño, todo el mundo que lo conoce se queda prendado de él. Aunque apenas habla y dice pocas palabras, cognitivamente sabe expresarse cuando algo le gusta o no le gusta. Luis sabe que empieza el “cole de los niños mayores”, tras haber terminado la escuela infantil donde, lo que más le gustaba era ir en microbús a la guardería. " Siempre iba contento”. Sin embargo, sus padres, aún no saben cuándo iniciará realmente el curso escolar.

Y es que, a una semana del inicio de la vuelta al cole, la incertidumbre se cernía sobre decenas de familias ante la “incomprensible actuación del Gobierno de Canarias, que no ha hecho sus deberes a tiempo”, denuncia el padre del niño, Álvaro Muñoz. Después de que los padres del pequeño Luis recibieran la comunicación del centro que se le había asignado -el centro escolar CEIP Cataluña de Gran Canaria-, un centro con un “aula enclave” y preferente motórico, ya que su hijo todavía no se mantiene el pie, la directora les comunicó que no sabía cuándo comenzarían las clases ya que no se habían iniciado las obras de acondicionamiento necesarias para recibir a estos menores. Por ello, Muñoz denunció lo ocurrido en las redes sociales y la denuncia se difundió rápidamente: ”El viernes 2 de septiembre mi mujer y yo acudimos a conocer el centro y nos recibió su directora, quien nos comentó que ni Luis, ni los demás alumnos que tienen plaza en el “aula enclave” del centro podrán empezar el curso hoy, 9 de septiembre -previsto oficialmente en toda Canarias- ya que no se han realizado las obras necesarias en el aula”. “La directora nos dice que no sabe cuándo se harán esas obras y que, por tanto, tenemos que quedar a la espera de que nos digan cuándo podremos llevar a nuestro hijo al colegio. Como podrán imaginar esta situación supone un grave perjuicio no solo a los niños sino a sus familias.

El pequeño Luis, de 3 años, con su padre Álvaro Muñoz
El pequeño Luis, de 3 años, con su padre Álvaro Muñoz FOTO: Cedida

“Aula enclave”

En varios centros educativos públicos del archipiélago canario se aprobó la realización de una serie de obras RAM (reparación, ampliación y mejora) para adaptar los centros al alumnado. En muchos de estos casos, se trata de alumnos que se encuadran dentro de lo que se conoce como régimen NEE o NEAE (Necesidades Especiales Educativas o Necesidades Específicas de Apoyo Educativo).

Por tanto, en esos supuestos, tales obras conciernen a las denominadas “aulas enclave”, previstas para la escolarización ordinaria de estos menores, quienes por sus condiciones particulares requieren de una especial observación y sensibilidad, siendo fundamentales para su integración.

Estas obras pueden consistir en algo tan sencillo como, por ejemplo, lo que hay que hacer en el “CEIP Cataluña”, de Las Palmas de Gran Canaria, que, subraya Álvaro Muñoz, “no es más que instalar una moqueta, derribar un muro de pladur que divide una clase en dos para hacerla más grande, colocar una pequeña rampa de acceso al patio o adaptar un baño para alumnos con necesidades de asistencia motórica”. Nada extraordinario en su ejecución, pero “importantísimo para los destinatarios de estas infraestructuras, los alumnos y quienes trabajan por y para ellos, los docentes y auxiliares”.

Estas obras son competencia de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, a través de la Dirección General de Centros e Infraestructura Educativa que, al parecer, critica el padre del pequeño Luis, “no ha tenido tiempo suficiente entre julio y agosto para hacer lo que debía” -ya que la escolarización se efectuó meses antes-. Porque a pesar de tener conocimiento de muchas de estas necesidades, incluso con varios meses de antelación, -algunos directores de centros indican que desde el mes de marzo-, “la administración ha sido incapaz de actuar conforme al mandato constitucional de eficacia y coordinación, para dar respuesta a esta indeseada situación”.

Ahora, cuando comienza en Canarias la “vuelta al cole”, el 9 de septiembre, estos niños no podrán acceder a las “aulas en clave” -en total son cinco los escolarizados en este centro que compartirán aula con el pequeño Luis- siendo también perjudicados los propios colegios.

La Consejería de Educación de Canarias ha indicado que el retraso en la adaptación de esta aula se debe “un retraso en la recepción de materiales”. Sin embargo, el padre del menor se pregunta: “¿Qué materiales se necesitan para derribar un muro de pladur?” Desde que el Muñoz denunciara en los medios, presentara una queja ante el diputado del común y solicitara una entrevista con la responsable de la “aula enclave” de la consejería, los operarios iniciaron el este lunes las obras pero no estarán terminadas para el inicio del curso y estiman que duren al menos una semana.

¿Y cuándo tendrán que esperar los niños? La consejería ha decidido que, mientras, estos menores inicien el curso en clases ordinarias hasta que las instalaciones estén adaptadas. “Si hoy no puede ir al colegio y el lunes y martes tampoco, nos tenemos que quedar en casa, teletrabajando. Ya veremos cómo lo hacemos. Más tiempo en el que la obra no esté terminada me parecería inadmisible”, apunta Álvaro Muñoz.

Educación pública “abandonada”

“La situación es a todas luces inadmisible. La desidia de la administración causa estupor y una profunda indignación, más aún, viendo como tras el período estival y con los centros vacíos, el Gobierno de Canarias no ha cumplido con sus obligaciones más elementales. A nuestros gobernantes se les llena a menudo la boca con la defensa de la educación pública y de calidad, pero la realidad es que la tienen completamente abandonada a su suerte. Algo inexplicable y que no podrá justificarse por parte del ejecutivo en una falta de recursos, cuando Canarias fue la única comunidad autónoma que cerró el año 2021 con un superávit de 210 millones de euros”, subraya el padre de Luis.

Desde el Grupo Parlamentario Popular, la diputada Lorena Hernández ha registrado a la Mesa del Parlamento de Canarias una pregunta dirigida a la consejera de Educación y Universidades, Cultura y Deporte del Gobierno canario para su respuesta oral donde le instan a responder sobre cuál es el motivo por el que las obras de las Aulas Enclave en colegios de Canarias no están terminadas para iniciar el curso escolar. De hecho, varios miembros del PP se hicieron eco de la denuncia de este padre y retuitearon el mensaje que puso a través de las redes sociales.

El padre del pequeño Luis espera que a su hijo le siga gustando ir al colegio. Es el mediano de tres hermanos y, a su hermana pequeña fue a la primera que un día dio un beso e imita todo lo que ella hace. Luis tiene una duplicación genética, pero no se sabe qué le puede generar porque, se da la particularidad de que “no hay un caso en el mundo igual, que pueda prever su evolución”.