“El Chicle” al terminar el juicio: “Aquí hay gente que ha mentido”

Hoy concluye el juicio por la agresión sexual cometida a su cuñada en 2005

José Enrique Abuín, 'El Chicle' durante el juicio en la Audiencia Provincial de A Coruña
José Enrique Abuín, 'El Chicle' durante el juicio en la Audiencia Provincial de A Coruña FOTO: M. Dylan Europa Press

Haciendo uso de su derecho al último turno de palabra, José Enrique Abuín Gey, alias “El Chicle”, ha aprovechado para echar balones fuera sobre su culpabilidad, asegurar que la propia víctima era quien se le insinuaba y que los encargados de investigar el asunto, como no, mienten. “Se puede demostrar que aquí hay gente que ha mentido”, dijo en referencia a la víctima, testigos y a los agentes de la Guardia Civil.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido la última sesión del proceso contra Abuín Gey -condenado a prisión permanente revisable por la agresión sexual y asesinato de Diana Quer- por una supuesta agresión sexual el 17 de enero de 2005, una cuestión que él ha negado, mientras que la víctima, su cuñada Vanessa, que entonces era menor de edad, ha mantenido su versión.

Según recoge Efe, en su derecho a la última palabra el acusado ha pedido “aclarar un par de cosas” antes de finalizar el juicio, que ha quedado visto para sentencia.

“Se puede demostrar que aquí hay gente que ha mentido solo con mirar ciertas redes sociales que están abiertas, mías, donde hay imágenes de fiestas, que ella (la víctima) nos envía mensajes para citarnos a cumpleaños de ella, a su piso...”, ha dicho.

Además, ha añadido que “la Guardia Civil también miente”, pues ha manifestado que “se puede demostrar” que “en 2005 no tenían ninguna relación con el clan de los Panchos” sino que la había mantenido en 1994.

Sobre lo rápido que iba en su vehículo aquel día, cuando un testigo dice que lo vio, ha defendido que “el coche ese era un coche de 100 caballos, el coche aún existe, que prueben el coche”.

En los informes, la defensa ha pedido la libre absolución y ha asegurado que esta causa se reabrió “por referencia al caso Diana Quer” con “pruebas totalmente nuevas”, por lo que se pregunta “dónde queda la presunción de inocencia” ante un “relato que no queda claro” y que, según ella, es de una palabra contra otra.

“Los mismos testigos que en 2005 dijeron una cosa, ahora no, dicen que estaban presionados, que son vecinos y que en aquel momento mintieron”, ha detallado el letrado Jacob del Río, y ha llamado la atención sobre un nuevo “informe pericial psicológico que desacredita al de 2005″.

Entiende que la víctima modificó su versión a raíz del caso Diana Quer, relato que no ve coherente, y que las pruebas no encajan con lo ocurrido, pues cree que el cuchillo que supuestamente le puso el procesado en el torso le debería haber dejado alguna marca y dice que no tiene sentido que, si según ella no le quitó el móvil hasta llegar al lugar de los hechos, no hubiera alertado a lo largo del camino.

En cambio, la Fiscalía ha mantenido su petición de quince años de cárcel por un supuesto delito de agresión sexual, pues ha asegurado que el relato de la víctima es totalmente coherente mientras que el del procesado, en su opinión, tiene muchos elementos inventados.

“El diseño de la denuncia es imposible, la denuncia es verdadera y la violación ocurrió”, ha valorado, pues ha recordado que el marco temporal de los hechos coinciden de forma precisa con el lapso de tiempo entre que el acusado dejó a su mujer en el trabajo y él llegó, con retraso, al suyo, con dos llamadas de él a la víctima en el transcurso de ese periodo.

La acusación particular ha coincidido con el fiscal y ha elevado la petición de indemnización a 50.000 euros porque, según ha dicho, todavía tiene consecuencias psicológicas tras “17 años esperando justicia”.

Durante la sesión, dos peritos, profesores de psicología de la Universidad de Santiago, han explicado que determinaron en 2005 que no tenían elementos suficientes para evaluar la veracidad del relato de la víctima ni si tenía consecuencias psicológicas.

En todo caso, han asegurado que no ha simulado el relato, sino que puede haber ocultado detalles, y han opinado que los síntomas pueden tardar en aparecer, por lo que el paso del tiempo beneficia este tipo de valoraciones, en referencia al hecho de que un informe de 2018 de otras expertas sí apunta a ese daño psicológico y dice que el relato es compatible con los hechos denunciados.