Sabor ibérico en Berlín

LA RAZÓN ha acudido al rodaje de la serie inspirada en el exitoso filme «Perdiendo el norte» en la capital alemana

Manuel Burque y Antonio Velázquez, grabando una escena de la serie que verá la luz próximamente en Antena 3
Manuel Burque y Antonio Velázquez, grabando una escena de la serie que verá la luz próximamente en Antena 3

En tono cómico, pero con cierto trasfondo dramático teñido de actualidad, llega la serie «Buscando el norte», con cuyas tramas se sentirán identificados gran parte de los 146.846 españoles residentes en Alemania que se han abierto paso en la jungla germana. Esta apuesta de Aparte Producciones para Antena 3 ambientada en Berlín rescata el argumento de la tercera película española más taquillera de 2015, «Perdiendo el norte», y le da un giro para centrarse de lleno en el tema de la inmigración.

Tras el exitoso filme, «nos dimos cuenta de que contábamos con muchísimo material sobre el día a día de un inmigrante español. Arrancamos desde la misma idea, pero con un mayor entramado de historias y un abanico de personajes más extenso», cuenta a LA RAZÓN, durante el rodaje, el director Antonio Sánchez.

Las a veces desagradecidas condiciones meteorológicas, las complicaciones de un idioma que puede resultar indescifrable y aquellas situaciones cotidianas fruto del choque cultural son algunas de las dificultades a las que se enfrentan los hermanos Álex (Antonio Velázquez) y Carol (Belén Cuesta), narradas desde la pequeña pantalla en clave de humor. Él es un diplomado en Enfermería que busca un futuro mejor en la capital alemana, mientras ella, optimista incurable, se encargará de teñir de entusiasmo e ingenuidad dicha aventura.

No serán los únicos personajes, sino que la serie se expande hacia otros estratos sociales, desde los más castigados: el matrimonio sin recursos forzado a apartarse de sus hijos, hasta la alta ejecutiva que vive una existencia de lujo en un adinerado barrio berlinés. Especialmente interesante resulta la cautivadora confluencia de dos generaciones de inmigrantes, algo ya reflejado en «Perdiendo el norte» con el personaje de José Sacristán, que reúne a los llegados en los años 60 y a la hornada actual, esa «generación perdida» de jóvenes con formación que no lograron cubrir en España sus expectativas laborales.

«Berlín es un personaje más en la serie», cuenta el actor Antonio Velázquez, que se pasa a la comedia tras sus intervenciones en «Tierra de lobos» o «Paquirri». Su hermana en la ficción, Belén Cuesta, a quien ya conocemos por «Ocho apellidos catalanes» apunta que «‘‘Buscando el norte’’ no es una serie de chistes a partir de tópicos; se basa en historias que podrían ser reales».

- Escenarios naturales

El desafío de la apuesta de Atresmedia que comenzará con ocho capítulos en «prime time» es «conseguir una calidad cinematográfica», relata Sánchez, justificando la necesidad de grabar en escenarios naturales. «Creemos que el salto cualitativo en la comedia española aún no se ha producido», apunta.

En el elenco de actores también figuran los nombres del candidato a los premios Goya Manuel Burque y la canaria Kimberley Tell («Algo que celebrar»). «La serie juega con los estereotipos, pero se encarga de romperlos con una visión muy fresca», asegura el cómico, que dará vida al personaje más extravagante y descarado. Por su parte, Tell asumirá el reto de representar a la figura más discordante del reparto, el «contrapunto alemán», como ella misma lo define. Una producción que combina comedia y drama sazonada con dosis de crítica social y rescata temas como la supervivencia, los reencuentros, la amistad y el amor. Todo ello, con el paisaje del emblemático Berlín como escenario y alrededor de símbolos tan germanos como la puerta de Brandemburgo o las salchichas curry wurst. «Buscando el norte» promete darnos un paseo, con el humor por bandera, por las diferentes maneras de vivir de un español que ha decidido probar suerte lejos de su patria.

Problemas de iluminación e incursiones en el rodaje

No son sólo los -12 grados lo único que está suponiendo un reto en el rodaje, sino que la compleja burocracia alemana y las escasas horas de luz no lo ponen nada fácil. «En España sabemos cómo funcionan los trámites, aquí resulta complicado», asegura el director. «Sin embargo, Berlín es una ciudad tan cinematográfica que el otro día ‘Homeland’ también estaba rodando en nuestra localización. No sólo la iluminación natural es escasa, sino también la artificial. «Ni siquiera los monumentos más representativos están iluminados. Tenemos que traer el equipo para hacerlo nosotros», explica Sánchez.