David Villafañe se agarra al corazón de Marta Couceiro para demostrar su inocencia

Villafañe, durante una de sus tres huelgas de hambre
Villafañe, durante una de sus tres huelgas de hambre

Villafañe fue condenado en 1998 a 19 años de prisión por el asesinato de su novia Marta Couceiro, de 17 años. La sentencia indica que la asfixió para cobrar las primas de dos seguros de vida de los que él era el beneficiario. Desde ese momento, Villafañe ha intentado demostrar su inocencia, a pesar de que esto le ha impedido pedir el tercer grado. Villafañe ha hecho tres huelgas de hambre, la última de 62 días, para protestar por el trato judicial que ha recibido. El reo, que cumplirá el total de su condena en enero de 2017, ha recurrido en todas las instacias y la Justicia le ha dado la espalda. El defiende que hubo errores en el caso y que la víctima murió por causas naturales, debido a una miocarditis. Para ello solicitó sendos informes de parte a forenses que así lo han acreditado. Sin embargo, el Supremo no ha accedido a sus peticiones. A Villafañe le queda una ultima opción, el corazón de la víctima.

Según refleja el informe del catedrático Luis Frontela, Marta "falleció por muerte súbita, debida a una miocarditis, cuyo foco, de infiltrado linfocitario intersticial, fue identificado por el Instituto Nacional de Toxicología al realizar el estudio histopatológico del corazón de la fallecida, y acerca del cual podemos profundizar, de sernos enviadas todas las muestras que existan del corazón de Marta Couceiro".

Esta es la petición registrada el pasado miércoles 14 en la sección primera de la audiencia judicial de Vizcaya, para poder disponer de las pruebas de convicción del sumario, las muestras del corazón que se conservan en lo que se conoce como "lonchas del corazón", dispuestas en unos envases de cristal para exponerse al microscopio.

La familia de Villafañe ha ejercido así el derecho de acceso a las pruebas del sumario del juicio celebrado en Bilbao, unas pruebas que quieren analizar en profundidad, algo que no hizo en su día el instituto de Toxicología según defiende la familia.

A su vez se solicita el Instituto de Toxicología realice un estudio en profundidad e informe de la verdadera causa de la muerte. También solicitan que un patólogo de cardiología de cualquier hospital público designado por el tribunal emita un informe sobre el corazón y se pronuncie sobre la causa de la muerte.

Villafañe no tira la toalla. Desde que el Supremo confirmó su sentencia ha luchado por demostrar su inocencia. En febrero del pasado año, el reo presentó un recurso de revisión después de que el forense Vicente Herrero indicara que la víctima falleció por causas naturales. El Supremo lo rechazó y Villafañe presentó una querella criminal por prevaricación contra los tres magistrados que rechazaron su recurso que tampoco prosperó.

Ahora queda por saber si autorizarán en análisis del corazón de Marta, que será el que finalmente dicte si su muerte fue por causas naturales o fue asfixiada.