Actualidad

Indra incorpora a 500 jóvenes de Formación Profesional y promueve la FP dual

La compañía trabaja por una formación de calidad que estimule el empleo juvenil. Sólo en 2018 suma varios cientos de jóvenes procedentes de FP a sus centros de producción en toda España

La Formación Profesional, habitualmente menospreciada en España, se está convirtiendo en protagonista inesperada de los objetivos de la educación en nuestro país.

La Formación Profesional, habitualmente menospreciada en España, se está convirtiendo en protagonista inesperada de los objetivos de la educación en nuestro país. No en vano, el ministerio competente la incorpora por primera vez en su denominación y la nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha manifestado que una de sus prioridades es lograr un sistema de FP «de excelencia», para lo que es necesario «que los alumnos se formen tanto en la escuela como en la empresa».

Ya hay algunas compañías trabajando desde hace tiempo en esa línea. Indra participa desde 2013 en iniciativas de FP Dual, que comenzaron con el centro educativo EFA Moratalaz en Ciudad Real, con el objetivo de alinear de una manera más adecuada los planes de formación con las necesidades de las compañías y hacer así más sencilla la transición de los alumnos al mundo laboral.

A través de su programa de captación de talento joven Smart Start, Indra ya ha sumado a lo largo de este año a varios centenares de jóvenes procedentes de la FP a su plantilla, con la previsión de alcanzar los 500 a final de año. Fundamentalmente, son titulados y estudiantes de Grados Superiores en Informática y Comunicaciones que trabajan en los centros de producción de software que la compañía tiene en diferentes ciudades españolas, como Ciudad Real, Málaga, Valencia, Salamanca, Lérida, Zaragoza, Castellón, Coruña, Tarragona, Barcelona o Madrid.

«Para reforzar la presencia de estos perfiles, queremos potenciar la relación con los principales centros de FP, colaborando no sólo como compañía en la que los jóvenes puedan hacer sus prácticas, sino participando también en su formación», explica Santiago Huertas, director de Captación de Indra.

Prueba de ello es el compromiso de la compañía con el desarrollo de la FP Dual. El Ciclo de Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma que Indra desarrolla conjuntamente con el EFA Moratalaz en Ciudad Real ha sido premiado en la primera convocatoria de «Ayudas Dualiza» de la Fundación Bankia y FPempresa, la Asociación Nacional de Centros de Formacion Profesional. Este programa, desarrollado por ambas entidades, contempla 2.000 horas de formación, de las cuales 800 horas se realizan en las instalaciones de Indra en la capital manchega. Dos cursos en los que los alumnos adquieren los fundamentos teóricos y prácticos que necesitan para desarrollar sus competencias e incorporarse al mercado laboral, con una alta posibilidad de acabar formando parte de la plantilla de trabajadores de Indra.

Nuevos convenios y ciclos

Así sucede también con los estudiantes de otros centros con los que Indra tiene acuerdos similares en Salamanca, Gijón, Lérida, Valencia, Málaga o Madrid. El mes de julio, la compañía ha firmado un convenio de colaboración con la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia para poner en marcha dos nuevos ciclos de FP dual para el Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma y Desarrollo de Aplicaciones Web.

Según el directivo de Indra, los ciclos de FP Dual son una excelente herramienta para «participar en la formación de los jóvenes, mejorar su empleabilidad y captar profesionales preparados para dar respuesta a las necesidades de la compañía».

El estudio Reflexiones sobre la formación profesional de grado medio y superior en España, realizado por Fundación Atresmedia y Fundación Mapfre, en colaboración con el IESE, destaca entre sus principales conclusiones la alta tasa de empleabilidad de la FP existente en España, con la previsión de que en los próximos años la mitad de los puestos de trabajo que ofrecerán las empresas demandarán profesionales con una cualificación intermedia, como la que obtienen con la Formación Profesional. El informe señala, asimismo, que la mejora de la capacitación y la empleabilidad de los jóvenes en la FP «sólo puede venir de la mano de una colaboración estrecha y permanente entre la escuela y la empresa».

Indra está comprometida con ese objetivo y trabaja por esa formación de calidad que estimule el empleo juvenil y permita aprovechar todo el talento de las nuevas generaciones.