MENÚ
jueves 25 abril 2019
03:37
Actualizado

Crimen de Déborah: 17 años de lucha por conocer la verdad

La familia de la joven pide que se reabra el caso, que fue cerrado en 2010 por falta de pruebas

  • Imagen de Déborah Fernández
    Imagen de Déborah Fernández

Tiempo de lectura 4 min.

11 de febrero de 2019. 11:44h

Comentada
11/2/2019

Hace 25 años que Anabel Segura salió a correr por La Moraleja y fue secuestrada, asesinada y por la que pidieron un rescate. Hace poco más de un mes, Laura Luelmo moría a manos de Bernardo Montoya. En un primer momento, se creyó que la joven zamorana había sido asesinada cuando salió a correr por los alrededores de El Campillo (Huelva). En ese momento se inició un movimiento en redes sociales, en el que las mujeres reivindicaban el poder salir a hacer deporte al aire libre sin miedo, libres, sin tener que estar pendientes de alguien sospechoso que se les acerca con malas intenciones.

Son muchas las mujeres que han pasado miedo y han podido contarlo. Otras muchas han quedado silenciadas porque un verdugo se cruzó en su camino. Eso fue lo que le ocurrió a Déborah Fernández hace 17 años. El 1 de mayo de 2002 salió a correr en Samil (Vigo) y no regresó. La joven, de 21 años, estuvo desaparecida durante 10 días, el tiempo que tardaron en encontrar su cadáver en una cuneta en O Rosal (Pontevedra), a más de 40 kilómetros del lugar en el que fue vista por última vez.

La investigación sólo pudo determinar que murió asfixiada y la causa fue archivada en 2010 por falta de pruebas. Según explica su hermano en una petición abierta en Change.org dirigida al Juzgado de primera instancia e instrucción nº2 de Tuipara para que reabra el caso, "han pasado más de 5 equipos de investigación diferentes, se ha cambiado hasta en 3 ocasiones de juez...Y toda la investigación no ha servido para aclarar quién está detrás de la muerte de mi hermana.

Pronto van a prescribir los cargos y para entonces será demasiado tarde lograr encerrar a quien se llevó a nuestra hermana Deborah". Asimismo recuerda que su hermana "salió de casa sin llevarse ropa o dinero, sin su documentación personal o sus tarjetas de crédito. Tan solo salió a hacer footing, algo que hacía con cierta regularidad.

La autopsia confirmó que mi hermana había muerto por sofocación, posiblemente asfixiada con un objeto blando". Pero la familia Fernández considera que "se demuestra que las pruebas que rodean el cuerpo de mi hermana son ficticias, alguien se molestó, y mucho, en que no pudiesen inculpar a su asesino, de hecho, hasta el momento no ha habido ninguna detención".

Por ello, unido a la aparición de nuevos indicios, han abierto la petición para que se reabra el caso -que prescribe dentro de 3 años-, que ha sido firmada ya por cerca de 50.000 personas. A principios del pasado año, la familia pidió la reapertura del caso ante la sospecha de que José Enrique Abuín Gey, El Chiche, asesino confeso de Diana Quer, pudiera estar detrás del asesinato.

Precisamente el padre de Diana, Juan Carlos Quer, compartió ayer un mensaje en las redes sociales en el que manda apoyo a la familia y en el que pide que se apoye a la familia de Déborah para que el caso se reabra.

El hermano de Débora concluye la petición de Change.org aclarando que "mis padres ya no tienen fuerza para seguir luchando pero yo sí voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que el asesinato de mi hermana no quede impune".

Últimas noticias