MENÚ
lunes 14 octubre 2019
13:53
Actualizado

Los animales ya no hacen las maletas

Expertos alertan de la «disminución dramática» de la fauna migratoria mundial

  • La ministra del Ambiente del Ecuador, Lorena Tapia, el secretario ejecutivo Bradnee Chambers y el secretario adjunto Bert Lenten participan en la XI Convención Mundial por la Protección de Especies Migratorias Silvestres en Quito (Ecuador).
    La ministra del Ambiente del Ecuador, Lorena Tapia, el secretario ejecutivo Bradnee Chambers y el secretario adjunto Bert Lenten participan en la XI Convención Mundial por la Protección de Especies Migratorias Silvestres en Quito (Ecuador).
Quito.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de noviembre de 2014. 06:42h

Comentada
Quito. 5/11/2014

Expertos reunidos este martes en Quito en la XI Convención Mundial por la Protección de Especies Migratorias Silvestres (CMS), alertaron hoy sobre la «disminución dramática» de la fauna migratoria debido a la pérdida de hábitat, el cambio climático y la sobreexplotación, entre otros factores.

Por ello, unos 700 delegados de 120 países debaten sobre la inclusión de 32 especies, entre ellas el oso polar, el tiburón martillo y la mantarraya de arrecife, en los apéndices de la CMS.

En la reunión se busca fortalecer las medidas de conservación de las especies migratorias a la luz de las crecientes amenazas a su supervivencia, entre las que se encuentran, además, los delitos contra la fauna y los desechos marinos.

Un total de 21 de las 32 especies propuestas para la inclusión corresponden a tiburones, rayas y peces sierra, según la CMS, que también busca sumar en la lista a los osos polares, que están «literalmente perdiendo su territorio debido al deshielo marino».

Según la experta ambientalista rusa Masha Vorontsova, que participa en la Convención, dos tercios de los osos polares que actualmente habitan en el Círculo Polar Ártico podrían extinguirse hacia el año 2050.

Vorontsova, en una entrevista con Efe, dijo que actualmente hay entre 20.000 y 25.000 osos polares distribuidos en 19 poblaciones alrededor del Ártico, pero señaló que la extinción amenaza a la especie, que podría finalizar este siglo con una población «muy reducida», según un cálculo con modelos matemáticos.

En la cita, que concluirá el próximo domingo, también se discutirá sobre el destino del león africano, «que ha sufrido una disminución del 30 % en las dos últimas décadas», así como acerca de la situación de las poblaciones de la avutarda, una de las aves voladora más grande del mundo.

Entre los mamíferos marinos se propondrá la inclusión en los apéndices del ballenato de cuvier, ya que se encuentra expuesto a múltiples amenazas provocadas por el hombre, según la CMS.

El declive masivo de estas y otras especies motivó a muchos gobiernos a reunirse en Quito para frenar la «disminución dramática» de la fauna migratoria en todo el mundo, según los organizadores, que señalan que se busca una protección plena de ciertas especies, así como animar al desarrollo de medidas de conservación transfronteriza.

Según la CMS, la pérdida continua de hábitats críticos en los lugares de destino y a lo largo de las rutas migratorias es la causa individual más importante del declive de las especies migratorias.

A ella se suman amenazas como los deshechos marinos que afectan a muchas especies migratorias acuáticas, incluyendo mamíferos marinos, tortugas, aves marinas y tiburones.

Otras de las amenazas para las especies son la caza y comercio ilegales de animales silvestres. «Los delitos contra la fauna se han estimado en un valor de entre 20.000 y 50.000 millones de dólares anuales en todo el mundo», según la CMS.

Apunta que los proyectos de infraestructura como por ejemplo las carreteras y los ferrocarriles que conducen a explotaciones mineras, a menudo dividen las redes de ecosistemas de los cuales dependen los animales migratorios.

La CMS también menciona como amenazas para las especies, entre otras, el despliegue de tecnología para explotar nuevas fuentes en busca de energía renovable.

La ministra ecuatoriana de Ambiente, Lorena Tapia, destacó que «hay que buscar maneras de proteger el derecho a la migración de los animales para que lleguemos a respetar tal derecho como se respeta el derecho de los seres humanos a su existencia».

«El reconocimiento de los derechos de la naturaleza proporcionaría a las especies migratorias una condición jurídica en los tribunales que permitiría ampliar la disponibilidad de soluciones más allá de las revisiones de procedimientos como es la práctica actual», dijo.

Bradnee Chambers, secretario ejecutivo de la Convención de Especies Migratorias de la ONU, apuntó que la reunión de las partes de la CMS en Quito es para «tomar acción» en la profundización de la protección de las especies migratorias.

Philippe Cousteau, nieto el explorador e investigador francés Jacques Cousteau, subrayó que la conservación de las especies migratorias y los esfuerzos para protegerlas incluye la cooperación internacional, pues no se las puede cuidar sólo a nivel nacional.

«Los esfuerzos para proteger las especies tiene efectos positivos en la construcción del planeta sostenible que todos deseamos», dijo Cousteau, quien mostró su especial preocupación por la elevada captura anual de tiburones para el uso de sus aletas y el deshecho de su carne.

Últimas noticias