MENÚ
sábado 17 agosto 2019
08:06
Actualizado

Más de 200 detenidos por el tráfico ilegal de especies protegidas

  • Más de 200 detenidos por el tráfico ilegal de especies protegidas
    /

    Guardia Civil

Tiempo de lectura 4 min.

10 de julio de 2019. 12:27h

Comentada
Belén Tobalina 10/7/2019

La Guardia Civil ha detenido o investigado a 203 individuos por tráfico ilegal de especies protegidas y por delitos relacionados por el incumplimiento del Convenio CITES, por contrabando o falsedad documental. Durante esta operación, que se ha llamado “Celacanto” por el pez que se consideraba extinto y que años atrás se supo que no, la Benemérita ha intervenido 2.296 especímenes de 70 especies de fauna protegidas con un “valor estimado de más de un millón de euros”, explica Sergio Rodríguez Martínez, jefe de la UCOMA Seprona.

Además, se han interpuesto 225 denuncias por irregularidades relacionadas con la Ley de Contrabando, la de Patrimonio Natural y Biodiversidad, por la normativa de consumo, comercio y venta de animales o por la de sanidad animal.

La operación, que se enmarca dentro del Proyecto LIFE “Guardianes de la Naturaleza”, se ha desarrollado en tres fases. La primera se ha centrado en el tráfico de anguila europea. Coordinada por Europol e Interpol, se ha enfocado en la localización de carne de anguila europea retornada al mercado europeo tras su salida a través del mercado ilícito. “Existe un gran comercio de angula a a países asiáticos. De un kilo de gula se obtiene más de una tonelada de anguila: 1.250 kilos, por lo que sale más rentable que traficar con droga”, explica Rodríguez. En concreto, “por un kilo de gula consiguen 1.000 euros y tras su engorde en Asia obtienen más de un millón de euros al venderla a países como Canadá bajo el nombre de otra especie cuya comercialización es legal”, precisa. Durante esta fase, se realizaron 196 inspecciones en locales de alimentación y restauración de los que se tomaron 51 muestras. Cuatro de ellas fueron identificadas como anguila europea, lo que ha propiciado que se abra una investigación para localizar a los posibles implicados en este tráfico ilícito.

La segunda fase se centró en el tráfico ilícito de reptiles. Durante la investigación se realizaron 217 inspecciones en las que se intervinieron 628 especímenes de reptiles vivos, procediendo a su vez a la detención de seis personas por delitos contra la flota y la fauna o falsedad documental. Entre las actuaciones desarrolladas durante esta fase destaca la intervención en el aeropuerto de El Prat en el que se aprehendieron 76 especímenes de tortuga gigante de Aldabra (que es una especie protegida) que un pasajero llevaba en su equipaje y cuyo valor en el mercado negro se estima en 114.000 euros. Durante esta fase también se incautaron 113 especímenes de tortuga estrellada de Madagascar, valorados en 90.000 euros.

Por último, la fase tres se centró en el tráfico de especies protegidas, especialmente el marfil. Durante el desarrollo de la misma se detuvieron o investigaron a 197 personas por delitos como tráfico ilícito de especies, contrabando o falsedad documental y se formularon denuncias por más de 200 infracciones administrativas Se realizaron 1.669 incautaciones destacando 543 piezas de marfil valoradas en más de 400.000 euros, tanto tallado como colmillos en bruto. Además, se intervino tres piezas de cuerno de rinoceronte africano cuyo precio en el mercado ilegal alcanzaría los 60.000 euros el kg.

“Estamos viviendo una de las tasas de extinción más intensas de la historia. Las causas de esta pérdida es la alteración del hábitat, pero también por el tráfico ilegal de especies silvestres de flora y fauna. Se estima que 20.000 elefantes cazados ilegalmente en áfrica, de seguir así en 15 o 20 años los elefantes habrán desaparecido”, afirma Javier Cachón de Mesa, secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs