Papá Noel se queda sin renos

El número de especies de este animal está descendiendo y los científicos lo atribuyen al cambio climático

Papá Noel en su trineo / REUTERS
Papá Noel en su trineo / REUTERS

De no poner remedio en unos años, Papá Noel podría quedarse sin ayudantes. Y no porque sus renos se hagan mayores, sino porque las poblaciones de caribúes silvestres se están desplomando. En 20 años, el número de renos salvajes ha descendido un 56 por ciento, al pasar de 4,7 millones de ejemplares a 2,1 millones de individuos, según el informe «Artic Report Card 2018» de la Administración estadounidense Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Los científicos atribuyen estos descensos continuos desde la década de 1990 al calentamiento del Ártico. Aunque en un principio uno pueda pensar que así estos animales capaces de vivir en ambientes hostiles tienen más forraje, lo cierto es que este aumento de temperaturas incrementa la frecuencia de la sequía y afecta a la calidad y cantidad del forraje. Además, los veranos más largos y cálidos también aumentan la presencia de moscas, parásitos y brotes de enfermedades. Los científicos también explican que puede deberse a un aumento de depredación y a la caza, así como al estrés por calor en los animales, lo que debilita su capacidad para resistir a enfermedades y a la escasez de alimentos. Y no sólo eso. Los científicos también detectaron efectos de «arrastre» que reflejan la adaptabilidad del caribú para amortiguar el clima adverso. Así, según describen los científicos del Programa Ártico, una serie de años con condiciones adversas, como la sequía, por ejemplo, disminuyeron los embarazos y supervivencia de las crías. Este brutal descenso afecta a las poblaciones de América del Norte, Groenlandia, Rusia y Noruega. De hecho, sólo dos de las 22 poblaciones monitoreadas tiene poblaciones cercanas a sus números históricos más altos, según las estimaciones que se han venido actualizando desde el informe del Ártico de 2013.

No obstante, como destacan en la NOAA, las mayores disminuciones se dan en Alaska y Canadá, donde cinco poblaciones en particular han experimentado descensos tan drásticos, de más del 90%, y no muestran signos de recuperación, al menos no en el corto plazo. En Canadá, por ejemplo, nueve poblaciones disminuyeron de forma tan precipitada que los renos de tierra árida ahora se clasifican a nivel nacional como Amenazados, y dos poblaciones migratorias orientales se consideran En Peligro de Extinción. En Rusia, 18 de las 19 poblaciones evaluadas se consideran decrecientes o amenazadas.

Aunque es normal que el número de rebaños varíe a lo largo de las décadas, en la actualidad algunos rebaños tienen las poblaciones más bajas desde que se tienen registros. Las continuas y crecientes disminuciones representan, a su vez, una amenaza para las comunidades indígenas, que tradicionalmente dependen de ellos para su alimentación.

Además de analizar el estado a largo plazo de especies silvestres icónicas de la región, el informe de este año muestra que la región ártica experimentó la segunda temperatura del aire más cálida jamás registrada; la segunda cobertura total de hielo marino más baja; la menor presencia de hielo invernal en el mar de Bering, y que el plancton florece antes debido al derretimiento temprano del hielo marino en el citado mar de Alaska.