MENÚ
viernes 19 julio 2019
21:11
Actualizado

¿Qué siente su perro? La respuesta, en su collar

Un nuevo dispositivo que registra la frecuencia cardiaca de su mascota puede ayudarle a descubrir qué necesita en función de su estado anímico

  • La tecnología puede ayudarnos a conocer las emociones de nuestras mascotas registrando sus constantes vitales
    La tecnología puede ayudarnos a conocer las emociones de nuestras mascotas registrando sus constantes vitales
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

04 de junio de 2016. 01:51h

Comentada
Madrid. 4/6/2016

Adivinar qué está sintiendo su perro no es un asunto tan sencillo como parece. Un ladrido, un signo de inquietud o de abatimiento, pueden significar multitud de cosas diferentes. Para ayudar a los dueños desorientados ha nacido «Inupathy». Se trata de un dispositivo que se ajusta al cuello de su perro, a modo de collar o pequeño arnés, y puede ayudarle a entender qué emociones está experimentando en cada momento: si está feliz, si se encuentra triste, si está pasando por un momento de enorme tensión o, si por el contrario, se halla en modo «zen».

¿Dónde está el truco? Su efectividad radica en el sensor de frecuencia cardiaca que tiene incorporado y la luz que se encuentra en la parte posterior del collar. Es esta luz la que le avisará del estado anímico de su perro: si se encuentra en un momento de gran excitación, el color que proyectará será rojo; si está relajado, aparecerá el color azul; si se siente feliz, reflejará una mezcla de colores similar al arcoíris; y si su perro está en un momento de gran concentración, la luz que se podrá apreciar será blanca.

Por el momento, el aparato está ideado únicamente para canes que pesen entre cuatro y 40 kg y la batería puede durar en torno a unas cinco horas. El objetivo de los técnicos que ahora trabajan en el desarrollo de «Inupathy» es aumentar el tiempo que puede usarse sin tener que cargarlo de nuevo. Además, se prevé que en el futuro los datos puedan almacenarse en la nube y ser consultados desde nuestros «smartphones».

El inventor es Joji Yamaguchi, un biólogo que, antes de emprender su carrera como ingeniero, era un amante confeso de los animales y ya había mostrado un notable interés en la manera en la que éstos se comportaban. Especialmente le interesaba el comportamiento de los perros. Al empezar a trabajar para conseguir un aparato que pudiera interpretar las emociones de estas mascotas, su objetivo era poder mejorar su calidad de vida y ayudar a los dueños a entender qué es lo que necesitan para poder dárselo.

Sergio Asenjo, educador canino y terapeuta del comportamiento, asegura que se trata de una idea muy interesante, puesto que «todo lo que se invente y nos ayude a conocer más a los animales es bueno. Es necesario avanzar y, para eso, la investigación es clave». En su opinión, en España todavía tenemos un largo camino por delante en lo que respecta al conocimiento de los estados anímicos de nuestras mascotas. «Nos preocupamos por cómo se expresan los perros y cuáles son las necesidades reales desde hace muy poco tiempo. De hecho, hay mucha gente que no tiene ni idea de cómo se comporta un perro».

Sin embargo, no le cabe ninguna duda de que conocer el estado emocional de la mascota puede aportar enormes beneficios al dueño y al can y mejorar su relación. «Puede ayudar a establecer un vínculo más cercano y a prevenir situaciones desagradables, por ejemplo, peleas con otros perros. Si sabes que el animal se encuentra en un momento de tensión o gran excitación, puedes evitar que eso derive en agresividad».

Últimas noticias