Europa

Telesalvamento: «¡Estamos en el agua, necesitamos ayuda!»

Los inmigrantes llaman desde el móvil a España para pedir auxilio por consejo de las mafias

El objetivo es llegar a España después de una travesía por el Estrecho en una pequeña barca neumática con el triple de inmigrantes de su capacidad, a bajas temperaturas y no siempre con el mar en las mejores condiciones. El riesgo de perecer en el intento, como ya ha ocurrido en muchos casos, es alto, por eso las mafias de la inmigración organizan sus salidas con garantías de un auxilio asegurado para sus «clientes». El viaje comienza con la compra de una embarcación tipo «toy» (de apenas tres metros de eslora), que ocupa entre seis y doce personas. La trasladan a la playa y, cuando ya se encuentran a escasas millas, los inmigrantes, por recomendación de las mafias, saben que tienen que efectuar una llamada de socorro a las autoridades españolas, principalmente a Salvamento Marítimo, para informar del peligro.

«¡Estamos en el agua, necesitamos ayuda!», aseguran fuentes de Salvamento Marítimo que suelen decir en inglés, francés o una mezcla de los dos idiomas cuando alguien responde al otro lado del teléfono. Después, un operador de Salvamento Marítimo les interroga para tener la información más precisa posible para salir a su encuentro: de dónde han partido, a qué hora, cuántas personas viajan en la embarcación, si pueden observar en las proximidades algún barco que sirva de referencia para su localización...

En lo que llevamos de año, un total de 907 inmigrantes han llegado a las costas españolas, pero agosto ha sido el mes en el que se ha registrado un mayor repunte de llegadas de extranjeros sin la documentación necesaria para entrar en España (394).

Las interceptaciones de inmigrantes en el Estrecho se han visto incrementadas, especialmente desde el 10 de agosto, coincidiendo con la finalización del periodo del Ramadán, la subida de las temperaturas y el inmejorable estado del mar. Ese día Sasemar (Salvamento Marítimo) interceptó 92 personas. Ayer rescató a un total de 17 inmigrantes a pocas millas de la costa de Tarifa, el punto más cercano al continente africano (14 kilómetros de distancia).

Interior ha detectado que las playas marroquíes desde las que salen los inmigrantes son Playa Dalia, Playa de Ksar Sghir, Playa Sid Kankouche y playa Malabata principalmente, todas ellas en la zona de influencia de Tánger.

Las Fuerzas de Seguridad marroquíes también han interceptado estos días a un número elevado de inmigrantes. Sólo el sábado localizaron a 52 en un total de siete actuaciones.

Las mafias saben que es difícil identificar a los inmigrantes subsaharianos que llegan a España y que sus países de origen los reconozca como ciudadanos para poder ser devueltos a su país en virtud de los acuerdos de repatriación que España ha suscrito o no con sus países de origen. Muchos, transcurrido el plazo legal para poder identificarlos, ponen rumbo a países del centro de Europa, como Alemania, menos castigados por la crisis.

Interior sabe que las zonas de donde parten las embarcaciones, alejadas de los núcleos de población, son demarcaciones de la Gendarmería Real Marroquí, lugares donde se aprecia un incesante aumento del número de asentamientos de ciudadanos subsaharianos. La Policía cree que muchos proceden de las inmediaciones de Melilla y del Monte Gurugú, que abandonaron la zona por la presión policial ejercida tras los últimos asaltos a la Valla de la Ciudad Autónoma.

Las relaciones España-Marruecos atraviesan por un buen momento en materia migratoria, según fuentes de Interior, y ya se están desarrollando investigaciones conjuntas con las autoridades del país alauí para perseguir a las mafias de la inmigración irregular. De hecho, Interior calcula que gracias a la colaboración de las autoridades marroquíes, durante el año 2013 se ha conseguido evitar la llegada a España de 1.280 inmigrantes irregulares.