Cultura

“Rebota, rebota y en tu cara explota”: Esto no es un juego de niños

Agnés Mateus y Quim Tarrida llevan al Español un alegato contra la violencia machista

Agnés Mateus es la protagonista absoluta de la función
Agnés Mateus es la protagonista absoluta de la funciónQuim Tarrida

En la ingeniosa frase infantil, la rima servía para responder a una ofensa recibida, pero lo que aquí rebota no es solo el insulto, es la violencia, la denuncia, la reivindicación, y todo desde el humor, la ironía y el sarcasmo. No es un juego de niños, sino una contundente denuncia contra la violencia machista que padecen las mujeres. «Rebota, rebota y en tu cara explota», la segunda propuesta escénica de Agnés Mateus y Quim Tarrida, es una «performance» que nace de la indignación ante los asesinatos de mujeres. Ellos han recogido esta expresión infantil para «rebotar» al público unos hechos repetidos con demasiada frecuencia. Desde hace diez años las mujeres son asesinadas a razón de dos por semana y «nosotras todavía tenemos que continuar defendiéndonos y justificándonos ante la gente que nos escucha. Eso sí, que no falte el minutos de silencio en la puerta del ayuntamiento con cada muerte», afirma Mateus.

«El tema de inicio fueron estos “feminicidios”, asesinatos de mujeres a manos de hombres por el hecho de serlo, pero fue creciendo con temas relacionados, como la educación recibida, la ineficacia o inacción del Estado frente a esta lacra y el lenguaje violento, y se ha hecho grande –explica Mateus–. Afortunadamente, la sociedad, mujeres y hombres, está saliendo a la calle a manifestarse sin parar y empujando a las instituciones políticas para que incorporen esto en sus discursos, aunque luego no se traspasa a la realidad», prosigue la dramaturga. «La gente ya no se queda en casa, sale a protestar, a quejarse. El tema está en la calle más que nunca». Pero, ¿desde dónde hay que atacar el problema? «La mayor responsabilidad es de los políticos, ellos tienen en sus manos cambiar cosas, las leyes, y dotarlas de presupuestos para hacerlas efectivas pero no lo hacen, al contrario, en algunos parece haber una involución bastante surrealista». La educación en las escuelas es importantísima, «básica para que las nuevas generaciones lo vean diferente», resalta. Pero los políticos no son los únicos, «otros sectores sociales, como el teatro o los medios de comunicación, tienen también una responsabilidad grande».

Las cosas por su nombre

Para Mateus, es importante empezar llamar a las cosas por su nombre: «El escenario es un espacio público de libertad que nos permite decir cosas políticamente incorrectas que en la vida real no resulta tan fácil. Nosotros decidimos usarlo así para decir lo que pensamos de manera cínica muchas veces y siempre con humor, que abre puertas y canales de comunicación». Y más en tiempos de denuncia porque «el público no puede salir del teatro igual que entró. Si como creadores no nos jugamos nada en ese rato que vienen a vernos, ¿qué estamos haciendo?, tirando dinero público –se responde la actriz–. Se puede hacer el teatro que se quiera, pero debe trastocar al público, tenemos esa obligación porque, si no, para eso te vas al cine», concluye.

Dónde: Teatro Español, sala Margarita Xirgu (calle Príncipe, 25. Madrid).
Cuándo: del 26 de diciembre al 4 de enero.
Cuánto: 18 euros.