Ocio

Para la reflexión y el sexo, ¿hay límites?

Este jueves se estrena «Merlí: Sapere Aude» en Movistar+, el «spin-off» de una serie en la que filosofía, picardía y juventud van de la mano

Carlos Cuevas (izda.) y David Solans (dcha.), en una de las escenas de «Merlí: Sapere Aude» / Movistar+
Carlos Cuevas (izda.) y David Solans (dcha.), en una de las escenas de «Merlí: Sapere Aude» / Movistar+Movistar+ (nombre del dueño)Movistar+

Vivir de forma plena conlleva cuestionarse cada detalle. Hacerse preguntas de forma constante es crucial para que el conocimiento se alimente de la misma manera que cuando se viaja. Aprender, buscar respuestas y encontrar soluciones son las principales herramientas y objetivos que la educación ofrece a las personas. Y ejemplo de ello es la Filosofía. Se trata de una disciplina así como de una asignatura que «Merlí: Sapere Aude» vuelve a poner en su lugar dentro del panorama educativo. Al igual que ya lo hizo «Merlí» –serie que atrajo a bastante público–, este «spin-off» que se estrena el jueves en Movistar+ vuelve a tomar la filosofía como eje central de su trama para demostrar que estos conocimientos son cruciales en la vida de las personas. «La filosofía es nuestro tema favorito en la serie», afirma David Solans, que interpreta a Bruno, hijo de quien da nombre a la ficción. Por su parte, Carlos Cuevas, Pol Rubio en la serie –protagonista del «spin-off»–, asegura que «está bien no tener límites en cuanto a la reflexión de conceptos». En esta línea, la serie de ocho capítulos narra la entrada de Rubio en la vida universitaria, donde va a crecer no solo de forma personal, sino también intelectual y en cuanto a relaciones sexuales y personales.

«¿Por qué podemos hablar de economía y no sobre muerte?», se pregunta Cuevas, siguiendo de uno de los temas tabú que se tratan en la serie sin tapujos. «No lo afrontamos porque asusta, porque es lo único que pone en jaque a los grandes poderes mundiales, que son los hombres blancos, ricos y heterosexuales, tal y como dice María Bolaño en uno de los capítulos», denuncia Cuevas. Quien menciona es una de las grandes incorporaciones de «Merlí: Sapere Aude». Interpretada por María Pujalte, «la Bolaño» será la profesora de Ética de Pol y sus compañeros. La actriz retrata a este personaje como alguien «rebelde, con una personalidad fuerte y que tiene gran vocación por la enseñanza, es políticamente incorrecta y tiene un sentimiento de libertad que defiende a muerte».

María Pujalte y Carlos Cuevas, en "Merlí: Sapere Aude" / Movistar +
María Pujalte y Carlos Cuevas, en "Merlí: Sapere Aude" / Movistar +Movistar+ (nombre del dueño)

«Problemas» cotidianos

Esta serie anima al espectador, a través de la entrada a la vida adulta de su protagonista, a entrar en temas que deberían salir de manera natural en una conversación cotidiana. Por ejemplo, el sexo. «Está muy bien tratado, cuidado y respetado», explica Pablo Capuz, que interpreta a Rai, compañero del protagonista en la universidad. «No es una serie erótica, pero los personajes son jóvenes y viven el sexo como algo vital, del momento», afirma, a lo que Solans añade que «detrás de eso siempre hay algo, no es solo carne y masturbación». Y se refiere al aprendizaje, a aprender a compartir y a profundizar en una amistad. «Creo que en “Merlí” se mezcla el mundo intelectual de la filosofía con lo más primario, con lo que mueve montañas y el mundo, que es el sexo», asegura el intérprete. Todo ello, en una ficción que no solo calmará a los fans que se quedaron con ganas de más «Merlí», sino que también motivará a los espectadores a preguntarse sobre cada detalle y, por ende, a aprender sobre la vida.