Ocio

La imbatibilidad de la televisión

Según el balance del 2019 de UTECA, el liderazgo del modelo tradicional sigue imponiéndose ante sus competidores, entre ellos, internet

En un mundo liderado por el avance tecnológico, conservar algunas costumbres no está de más. Es el caso de los libros, por ejemplo, la lectura hoy en día alcanza formatos hasta hace años inimaginables. Pero, ¿qué hay del olor de un libro? Algo parecido, en otros términos, sucede con la tradicional televisión. De manera inevitable, los “smartphones” y el desarrollo frenético de las posibilidades “online” parece que deja al televisor en un segundo plano. Sin embargo, solo lo parece. Aunque resulte algo inusual, teniendo en cuenta los días que corren, la televisión lineal ha conservado un liderazgo destacado en consumo y cobertura durante el 2019. Según datos recogidos por Kantar Media y Comscore, la población española ha consumido 222 minutos diarios de televisión, lo que cuadruplica el tiempo empeñado en el visionado online a través de las plataformas.

Según el balance estimado por UTECA (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas), el modelo de televisión tradicional en abierto sigue manteniéndose firme frente a su inmediata competencia: las plataformas online. A pesar de este innegable aumento, 31 millones de españoles han encendido diariamente la televisión confirmando la supremacía del medio y, dentro del medio, la de las cadenas tradicionales de programación lineal.

Asimismo, la televisión se muestra, un año más, imbatible en cobertura con una penetración de más del 95% de la población, una cifra que no pasa desapercibida para los anunciantes. La eficacia publicitaria, según estudios de consultoras nacionales e internacionales, resulta imparable a través de la combinación de la televisión como principal fuerza, y de internet. Amenazados por las “fake news” y la facilidad en la que éstas, se extienden, la televisión se consolida como un refugio ante las mentiras disfrazadas.

Desde las televisiones asociadas en UTECA se proponen nuevos retos para el 2020. Entre ellos, lograr que la nueva ley que salga de la necesaria trasposición de la Directiva de Servicios Audiovisuales, acabe con las asimetrías regulatorias entre los operadores tradicionales y los nuevos que operan únicamente a través de internet. El entorno competitivo y desequilibrado afecta de manera directa a las televisiones. Por otra parte, los operadores más castigados, regulados y vigilados son precisamente los más arraigados en España, lo que aumenta los competidores en nuestro país, sin apenas regulación en materia publicitaria y de protección al menor.