Jordi Sánchez: «Perdí la paciencia cuando cogí la covid, me desperté y no podía caminar»

Recupera el personaje de Gregorio para «Señor, dame paciencia», serie de Atresplayer Premium

Señor dame paciencia
Señor dame paciencia FOTO: PIPOO pipoo

J ordi Sánchez seguirá muchos años como actor, entre otras cosas porque sabe que no le ha tocado la Lotería de Navidad y tras «cincuenta y pico» años comprando... «no pasará nada». Y trabajo no le falta, ya que acaba de estrenar en Atresplayer Premium «Señor, dame paciencia», la serie que continúa allí donde lo dejó la película de 2017 del mismo nombre. Un proyecto que protagoniza junto a Norma Ruiz, Félix Gómez, Carol Rovira, Adam Jezierski, Carlos Librado «Nene», Santi Cuquejo, Jorque Suquet y Darío Paso, y que cuenta con la colaboración especial de Silvia Abril.

La serie, que podrá verse pronto en el prime time de Antena 3, es una producción de Atresmedia TV en colaboración con Buendía Estudios y DLO Producciones, que cuenta en forma de comedia las desventuras de Gregorio (Jordi Sánchez), un padre de familia ultraconservador, reaccionario y lleno de prejuicios cuya situación vital se complica cuando una demanda relacionada con el accidente de su mujer le hace perder dinero, trabajo y su piso en el barrio Salamanca quedando a merced de sus hijos. «No lo he vivido como un alargamiento de la película», confiesa a LA RAZÓN el protagonista que aclara que fue el guión lo que le convenció de volver al papel: «Había una cosa que diferenciaba mucho la peli del proyecto, que era que en la película este tío lo sacan de su zona cómoda y entonces es lo que mueve la serie: el conflicto interno que lleva este hombre». Ahora Gregorio, «es un personaje mucho más asustadizo y temeroso de todo. Y eso me gustó. Me parece un motor bonito y un conflicto potente para que el personaje tuviera vida».

Se pone intenso

El personaje del protagonista de «Señor, dame paciencia» es más habitual de lo que creemos nos asegura el actor: «Lo que más destroza su paciencia es ver que una vez que sale de su zona de confort, hay gente que es de otra forma distinta a él. Aparte del señor ser así bastante intolerante e intransigente, si encima a alguien se le quema la casa y la tiene que dejar a la edad de este tío, y encima le echan del trabajo, pues ya eso te genera mucha inestabilidad y mucho sufrimiento». Y fácilmente con este perfil nos encontramos casos «en muchas comidas, cenas de Navidad. Gente intolerante e intransigente hay mucha y además en todas partes y de todos los partidos: gente que tiene una verdad absoluta y que cree en ella y que no lo sacas de ahí». Comparten personaje y actor el disgusto por «los intolerantes y los intransigentes. No me gusta la gente que no les puedes hacer cambiar de miras y pensar que hay gente que no es como tú, pero que es igualmente buena y correcta». Pero sin ponerse «tan intenso», «me hizo perder mucho la paciencia cuando cogí la Covid y me desperté y no podía caminar. Eso me jodía bastante y pensé ‘‘Señor, dame paciencia’'. Pero bueno, se me quitó muy rápido y salí andando del hospital por patas».

Por otro lado el trabajo con los actores que han hecho de sus hijos ha sido muy agradable y a la única que no conocía del reparto es a Norma Ruiz, que interpreta a Sandra, la hija mayor de Gregorio. Y el curioso «reencuentro» con Félix Gómez: «Él hizo ‘’Kràmpack’', una obra que yo escribí, y nunca nos vimos. Nos hemos conocido veinte años después». Fácil se le hizo el trabajo con su amiga Silvia Abril, incluso a través del espejo: «He hecho con ella de hermano, de marido, de amante... Es la misma persona con la que luego en verano me voy a Menorca a comer». Juntos hacen las que son quizá las escenas más entrañables de la serie porque «el personaje adora a su familia a pesar de que le han salido estos hijos y le duele mucho que no sean como él quería, de colegio de monjas. Habla mucho con la mujer y él está como muy enamorado de su mujer y la necesita mucho. Y eso le da ese punto tierno al personaje y lo hace más entrañable». Gregorio vuelve a la carga y más carca.