MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
00:01
Actualizado
  • 1

Sublime faena de Roca Rey en el triunfo de El Juli

El peruano perdió con la espada la Puerta Grande mientras que Julián la conquistó en sus dos toros

  • Roca Rey da un natural a su primer toro / EFE
    Roca Rey da un natural a su primer toro / EFE
Almería.

Tiempo de lectura 2 min.

23 de agosto de 2018. 22:42h

Comentada
Manuel Peñalver.  Almería. 23/8/2018

Lo mejor de la tarde lo hizo Andrés Roca Rey en el sexto, un toro de Zalduendo que resultó bravo y noble. El joven diestro peruano entendió a la perfección la embestida y tras comenzar su labor con las dos rodillas en tierra junto a las tablas continuó en los medios toreando en series con pases llenpos de temple, largos y extraordinarios, aunque fueron los naturales, muy plásticos, bellos y puros, los que de verdad fueron aclamados por los tendidos. Faena valiente, vibrante y muy emotiva. Lástima que Roca Rey fallara con los aceros, a pesar de lo cual cortó una oreja.

Con el tercero consiguió algunos pases al natural que tuvieron verdad y ligazón, pero la condición del toro hizo que la faena fuera a menos. Fue aplaudido tras un aviso y fallar con la espada.

El valenciano con toques muy suaves dejó a su primero en los medios, donde se gustó en el toreo fundamental sobre todo al natural. Alguna serie rozó la perfección. Clasicismo y estética hubo en alguno de los pases. Se dobló con torería para concluir su labor y tras matar de estocada cortó una oreja.

El cuarto resultó desrazado y deslucido en la embestida, pero el torero de Chiva consiguió con gran técnica someterlo. De esta manera consiguió algunas tandas de gran mérito aunque su toreo resultó despegado y sin cargar la suerte. Falló con el verduguillo y escuchó dos avisos y saludos.

El Juli demostró en el coso almeriense la razón por la que es figura del toreo. En sus dos faenas mostró la excelencia de su técnica y definió con claridad lo que es el toreo fundamental, tanto con la derecha como al natural. Cortó una oreja tras una estocada en su primero y otra en el quinto tras estocada casi entera. Fue en el quinto donde expuso los argumentos de una técnica privilegiada para lograr el reconcimiento del público. El temple, la ligazón y la quietud fueron las cualidades que estuvieron presentes en sus dos faenas. Salió a hombros.

Cartel de figuras que consiguió casi llenar el tendido almeriense y donde tres toreros con diferentes estilos argumentaron que el toreo sigue siendo una verdadera lección de arte, honda y sabia.

Segunda de la Feria Virgen del Mar. Se lidiaron toros de Zalduendo. El 1º, noble y de buen juego en la muleta; el 2º, de menos a más aunque abanto y huidizo; el 3º, de más a menos en la muleta; el 4º, descastado aunque con nobleza; el 5º, siguió en la muleta aunque con su embestida no fue clara; y el 6º, bravo y con transmisión. Más de tres cuartos de entrada.

Enrique Ponce, oreja y saludos tras dos avisos.

El Juli, oreja y oreja.

Roca Rey, palmas tras aviso y oreja.

Últimas noticias