«Élite»: Sexo, mentiras y acné

Netflix estrena un drama juvenil de ocho capítulos que busca ser la nueva revolución en la ficción y que trata temas como la amistad o las drogas con una perspectiva actual

Netflix estrena un drama juvenil de ocho capítulos que busca ser la nueva revolución en la ficción y que trata temas como la amistad o las drogas con una perspectiva actual.

Un asesinato, once sospechosos y el colegio más prestigioso de España. Netflix estrenó ayer, mundialmente y al completo «Élite», su segunda serie original en español. Un drama de ocho episodios que espera convertirse en el fenómeno «posmillennial» de los últimos años y que tiene todas las papeletas para producir el efecto logrado en su día con «Por trece razones» en el espectador: empatía, intriga y adicción a sus tramas. Además, incluso antes de salir la primera, ya ha renovado por una segunda temporada.

Creada por Darío Madrona («Los protegidos») y Carlos Montero («Física o química») cuenta la llegada de tres alumnos sin apenas recursos a un instituto privado y exclusivo donde sus estudiantes desconocen lo que es tener privaciones. Las diferencias entre ambos bandos crea un inestable ambiente que acaba en un asesinato donde el culpable es todo un misterio.

Auténtica y oscura

Si hay algo claro en «Élite» es que está creada con el fin de ser auténtica y contar algo distinto a lo que se ha visto en televisión en los últimos años, o al menos de una manera más cercana. Aun con pinceladas que pueden recordar a otras del mismo estilo, los directores, Ramón Salazar y Dani de la Orden, reconocidos por trabajar en producciones como «La enfermedad del domingo» y «El pregón», respectivamente, han querido tratar a los adolescentes de una manera realista, ligada a la actualidad, donde el fin es entenderlos antes que juzgarlos, y en el que el sexo, las relaciones, las drogas y los enfrentamientos no son un tema tabú. «Es muy oscura. Normalmente en las series juveniles se trata a los adolescentes como niños, como personas sin pensamientos, con poca trascendencia cuando en realidad los 16 años es cuando más importancia tienen los problemas», afirma Arón Piper, actor que da vida a Ander.

Uno de los detalles más significativos que destaca la ficción es la capacidad de mimetización que han tenido los actores con cada uno de los personajes, y viceversa. «Es muy curioso y gratificante porque vuelves a tener esa edad, recuerdas cosas que se te habían olvidado», señala Mina El Hammani, a lo que añade que ahora «le da igual lo que digan» de ella, pero en la adolescencia todo era distinto. Por su parte, Danna Paola, la actriz mexicana que da vida a Lu, afirma que este papel le «ha enseñado muchas cosas en el ámbito personal».

El elenco está compuesto por actores muy diversos, desde el debut de Omar Ayuso, hasta rostros ya conocidos como el de Miguel Herran y María Pedraza, por «La casa de papel» o el hijo de Ana Duato, Miguel Bernardeau.