Notre Dame, templo de películas y series

La catedral que acaba de arder aparece en numerosas producciones, entre ellas “Amelie”

  • Anthony Quinn en “Nuestra señora de París”
    Anthony Quinn en “Nuestra señora de París”
  • Imagen de la película muda de 1923
    Imagen de la película muda de 1923
  • Fotograma de “Amelie”
    Fotograma de “Amelie”
  • Imagen de la serie “Jo”
    Imagen de la serie “Jo”
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

16 de abril de 2019. 19:11h

Comentada
Cecilia García.  Madrid. 16/4/2019

«Tienes que pensar que Notre Dame se irá algún día. Solía haber otra iglesia o catedral al mismo tiempo. Justo ahí», le dice Céline (Julie Delpy) a Jesse (Ethan Hawke) en una de las escenas de «Antes del atardecer» (2004), la película de Richard Linklater. Aparentemente era una frase banal que, tras el incendio de la catedral, algunos la han cogido con alfileres a modo de profecía. Si se quiere seguir sacando punta al filme de Linklater, también su título recuerda que fue justo antes de que se pusiese el sol cuando el azar desconsiderado quiso que Notre Dame se iluminara por las llamas. Ya se sabe que para la ficción, bien sea cinematográfica o televisiva, París es un decorado de lujo y el templo una de las joyas de la corona, aunque no se puede filmar en el interior. Para recrearlo ahí estaban los departamentos de decoración y de dirección artística que intentaban acercarse lo máximo posible al original.

La catedral siempre ha estado ligada a Victor Hugo, a su libro «Nuestra señora de París» (1831) y a su protagonista: el jorobado de Notre Dame, que ha sido inmortalizado en numerosas películas y series. La penúltimas serán una nueva adaptación de «El jorobado de Notre Dame», una cinta de Netflix que tiene al frente del reparto a Idris Elba, y otro proyecto de Disney en forma de musical. Pero la fascinación por esta historia viene de lejos. Diez años después de que los hermanos Lumiere proyectasen la primera primera película, se filmó «Esmeralda», un cortometraje mudo francés, codirigido por la primera realizadora de la historia del cine, Alice Guy-Blanche y Vitorin-Hippolyte Jasset. En 1911, se rodó otro corto cuyo máximo responsable fue Albert Capellani. Al Hollywood sabía que en esta historia había un filón y no tardaría en rodar sus propias versiones que no son nada desdeñables. La primera, “El jorobado de Notre Dame” (1923), también fue un corto. La dirección corrió por cuenta de Wallace Worsley y a Quasimodo le interpretó Lon Chaney, en uno de sus primeros papeles, ya que el actor se consagró gracias a sus colaboraciones con Tod Browning.

El gran Charles Laughton y Maureen O' Hara fueron los protagonistas de «Esmeralda la zíngara» (1939), un filme de los estudios RKO, dirigido por William Dieterle. Quizá es la cinta que mejor recoge el espíritu de la novela y también la que dota a Notre Dame de más misterio y majestuosidad. Obtuvo dos nominaciones al Oscar en la categoría de Mejor Banda Sonora y Mejor Sonido. Más simplona y oportunista es «Nuestra señora de París» (1956), una producción gala que solo sirvió para el lucimiento de Anthony Quinn y Gina Lollobrigida. El primer filme de animación llegó de la mano de Disney con la producción más famosa: «El jorobado de Notre Dame» (1996), que recaudó más de 300 millones de dólares en el mundo.

Como un espléndido decorado, y casi siempre vista desde la visión de un extranjero, Notre Dame ha aparecido en numerosos filmes. Además de «Antes del atardecer», está presente en «Charada» (1963) y en «Midnight in Paris» (2011), dirigida por Woody Allen. En «Ratatouille» (2007), la iglesia gótica es el telón de fondo de más de una escena para mostrar la identidad parisiense de los personajes. La visión menos banal y más trascendente es su presencia de «Amelie» (2001), ya que en su fachada muere la madre de la protagonista cuando un hombre se suicida saltando desde una de las torres de la catedral.

En la televisión no han sido tan prolijos. Casi siempre bajo el formato de una miniserie hay una fechada en 1977, «Nuestra señora de París» (1982), que solo se puede recordar por la presencia de Anthony Hopkins y Derek Jacobi -el protagonista de «Yo, Claudio», la producción animada «El jorobado de Notre Dame» y la ficción de aventuras animada infantil «Las aventuras de LadyBug», que tiene como protagonistas a dos adolescentes. Para un público más adulto, «Jo», es una ficción policial que sigue los pasos de un grupo de oficiales que resuelven los asesinatos más extraños que se producen en París. Uno de ellos es en Notre Dame.

Últimas noticias