Sanlúcar, atracón de buena cocina durante todo el año

Sanlúcar de Barrameda recibe el Premio al Mejor destino gastronómico durante la IX edición de los Premios VD Viajes de LA RAZÓN

Comer en Bajo de Guía permite al viajero disfrutar de una excelente materia prima con unas privilegiadas vistas al mar
Comer en Bajo de Guía permite al viajero disfrutar de una excelente materia prima con unas privilegiadas vistas al marcristina cruzCristina Cruz

Viajar y comer bien es una ecuación indisoluble cuando el viajero se plantea buscar un lugar de vacaciones. Y puestos a elegir, Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz, es uno de esos rincones que no defraudan gracias a su rica despensa y a su completa oferta de establecimientos, argumento por el que LA RAZÓN ha elegido a la ciudad como Mejor destino gastronómico en la IX edición de sus Premios VD VIAJES. El galardón lo recibió Víctor Mora, alcalde de Sanlúcar de Barrameda, de manos de Irene García, presidenta de la Diputación de Cádiz. «En un momento en el que estamos optando a conseguir la Capitalidad Gastronómica en 2022, este premio es el reconocimiento al trabajo y el esfuerzo de una ciudad por ofrecer lo mejor de sí misma, en este caso a través de la gastronomía. Agradecemos a LA RAZÓN este premio que viene a mostrar que vamos por el buen camino», confiesa Mora.

Víctor Mora, alcalde de Sanlúcar de Barrameda, recogió la estatuilla de manos de Irene García, presidenta de la Diputación de Cádiz FOTO: Kiko Hurtado Kiko Hurtado

La gastronomía sanluqueña ha sido siempre uno de los principales valores de la ciudad, convirtiéndose en uno de los recursos económicos y turísticos más decisivos. Cuando se habla de cocina sanluqueña se hace referencia a productos agrícolas y pesqueros, así como vinos, siendo todo ello reflejo de la cultura y de la historia del lugar, en definitiva, de la esencia de Sanlúcar. De hecho, hay platos característicos como el langostino de Sanlúcar, las tortillitas de camarones, ricos platos con rape, almejas… , y hortofrutícolas que acompañan o incluso protagonizan por sí solos suculentas recetas. «Lo que nos caracteriza es que en nuestros platos y tapas resumimos lo mejor de nuestros sectores productivos, de nuestra agricultura y nuestra pesca, que son de primer nivel con una producción de calidad muy apreciada en toda Europa. Las marcas Arenas Finas, de los productos hortofrutícolas de La Algaida, y Langostino de Sanlúcar son dos claros exponentes de ello, además de nuestra Manzanilla de Sanlúcar, un vino único. Si a eso le sumamos la buena mano que hay en nuestras cocinas, creo que el resultado tiene que ser excelente. Aquí no hablamos de uno o dos restaurantes muy buenos, que claro que los tenemos, sino de decenas de establecimientos en los que puedes disfrutar de la gastronomía local», explica Mora.

En la ciudad hay multitud de restaurantes de primer nivel, tanto de comida tradicional como de nuevos platos, algunos de referencia, como Casa Bigote, establecimiento que es bandera de la zona restauradora de Bajo de Guía, como lo es Casa Balbino de la plaza del Cabildo, llamada por algunos la Catedral de la Tapa. Y hay otras decenas de pequeños bares y tascas en las que degustar la manzanilla con pescados fritos y pequeñas tapas para todos los gustos. Y prueba de ese buen hacer culinario es que, a pesar de las dificultades de este año, la ciudad puede hacer un balance muy positivo desde el punto de vista turístico. «Sin celebrar dos de las grandes citas que atraen más visitantes en verano, como son las fiestas patronales y las carreras de caballos en la playa, la población flotante de Sanlúcar este verano ha sido casi la misma que el verano anterior, e incluso algo superior en agosto. Venimos trabajando para que esta atracción de la ciudad se manifieste a lo largo de todo el año, y en este sentido la gastronomía se ha convertido en un reclamo importantísimo para lograr el reto de la desestacionalización, sin olvidar la imagen de ciudad segura», reconoce el alcalde de Sanlúcar.