Villalba: «Ante las limitaciones de la sociedad tiene que surgir otra forma de trabajo»

La empresaria cordobesa ha impulsado la comunidad “Mujeres Sobresalientes” formada por emprendedoras

Las empresarias Mamen Villalba (d) y Guiomar Sánchez, en el desayuno de trabajo mensual que organizan en el Atelier Gastronómico
Las empresarias Mamen Villalba (d) y Guiomar Sánchez, en el desayuno de trabajo mensual que organizan en el Atelier GastronómicoManuel OlmedoManuel Olmedo

Hace cinco años, la empresaria Mamen Villalba aterrizó en Sevilla desde su Córdoba natal. Al frente del estudio de diseño gráfico Blanco Ruso, el cambio de ciudad y su trabajo on line ahondaron el síndrome de la soledad del autónomo. De la necesidad de establecer una red de apoyo surgió «Mujeres Sobresalientes», una comunidad donde medio centenar de emprendedoras andaluzas –y creciendo– se reúnen una vez al mes para formarse y respaldarse vital y profesionalmente.

¿Por qué ese nombre para la comunidad?

Al final versa sobre mujeres que somos reales y que sobresalimos en algún aspecto de nuestra vida: porque tenemos don de gentes o cierto valor extra creativo... Todas las mujeres somos sobresalientes en algo y nos cuesta valorarnos y me parecía una forma muy bonita para concienciar a todas las emprendedoras.

Su «leit motiv» es que lo importante no es facturar más, sino tener tiempo para equilibrar la vida personal.

Totalmente.

¿Eso no contribuye a la imagen de que la mujer se dedique a la empresa como un pasatiempo?

Eso es lo que queremos hacer ver y cambiar la perspectiva. Las mujeres no trabajamos por amor al arte ni para pasar un rato divertido, trabajamos porque es nuestra profesión. Pero sí es verdad que la sociedad actual nos pone muchas limitaciones y ante esas limitaciones tiene que surgir otra forma de trabajo. Muchas de veces ocurre trabajando en remoto, teniendo un negocio desde casa o un estudio, emprendiendo básicamente. Es la forma que tenemos de conciliar de manera real, que nosotras mismas marquemos nuestro horario, donde prime la calidad de vida y poniendo por delante nuestra faceta personal sin dejar de lado nuestra faceta profesional.

¿No hay «hombres sobresalientes»?

En principio la comunidad está pensada para mujeres porque la sociedad nos deja de lado por querer tener una forma de vida. Muchas veces se nos penaliza por querer ser madres. A los «talleres de acción» vendrán «mujeres sobresalientes» de fuera de la comunidad y por qué no, puede venir algún hombre a enseñarnos. Obviamente aprendemos de todos, todos sumamos.

El objetivo inicial fue «desvirtualizar» esos contactos que se tenían a través de redes sociales.

Sí, muchas tenemos un negocio on line, eso te da una libertad, pero también es verdad que tiene una soledad impresionante, sobre todo para personas que hemos trabajado por cuenta ajena. Siendo emprendedora, la soledad es tu compañera de camino. Yo sentía la necesidad de contactar con otras mujeres que estaban en situaciones muy similares y muchas veces tenía que irme a Madrid o Barcelona. En Sevilla echaba en falta una comunidad donde nos viéramos de forma continua, que nos pudiéramos dar apoyo, donde no solo tratáramos la formación y el crecer profesionalmente, sino también trabajar sobre la visión que tenemos de la vida.

¿Puede tener éxito un negocio si no se le dedica todo el tiempo?

Un autónomo dedica las 24 horas del día a su negocio, lo difícil para nosotros es desconectar. Yo dedico más horas a mi negocio que las que dedicaba a trabajar para otros.

¿O sea que esa libertad horaria es en realidad esclavitud horaria?

Tienes tu propio horario, pero un autónomo no descansa nunca mentalmente porque siempre estás pensando en qué puedes mejorar. La libertad horaria es que a lo mejor la jornada de tarde la empiezo a las diez de la noche y la acabo a la una de la mañana.

¿Es un poco salirse del sistema tradicional?

Es darle valor a que hay otras formas de tener un negocio exitoso sin tener que estar picando en la oficina de ocho a cinco. Las mujeres tenemos que hacernos oír. Si no nos dejan de una manera, lo haremos de otra, pero estaremos ahí.

En corto

En mayo del año pasado, seis empresarias se citaron en Sevilla con dos inquietudes: acabar con la soledad del trabajo autónomo y conciliar sus vidas personales con el éxito de sus negocios. Ocho meses después, la red de «Mujeres Sobresalientes» reúne un viernes al mes a medio centenar de mujeres para desafiar al sistema y apoyarse en sus proyectos profesionales y personales.