Teresa Rodríguez vuelve a amagar con no seguir al frente de Podemos Andalucía

Las decisiones de Pablo Iglesias difieren de sus compromisos de formar un sujeto andaluz y de «la defensa de la autonomía» frente al PSOE

Rodríguez no sabe si optar a reelección en III Asamblea andaluza de Podemos en marzo y elude opinar sobre críticas de IU
La coordinadora general de Podemos Andalucía y presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez MARÍA JOSÉ LÓPEZ - EUROPA PRESS

«Esto parece un velódromo», señalan los críticos de Podemos Andalucía sobre la renovación de la formación morada, poniendo en duda que Teresa Rodríguez, como viene dejando caer desde que retornó de su permiso maternal, finalmente dé un paso al lado. La coordinadora general de Podemos Andalucía y presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía anunció que la III Asamblea para elegir a la nueva dirección en esta comunidad se celebrará a principios de marzo y aún no ha decidido si optará a la reelección. Al margen de cuestiones personales (volver a una vida «normal» y retomar su plaza de profesora), Rodríguez apuntó a «debates muy profundos». «Cuando esta dirección accedió al cargo adoptó dos compromisos muy claros, la defensa de la autonomía frente al PSOE-A y ser muro de contención de las derechas y construir un sujeto propio andaluz» y ahora «tenemos que hacer balance de esos compromisos, ver hasta dónde hemos llegado y hasta dónde podemos llegar» para tomar la decisión. La última palabra, sostiene Rodríguez, «no depende sólo de mí». Los críticos consideran que la líder de Podemos Andalucía «se está dejando querer» consciente de que en su sector no hay nadie que pueda llenar su espacio más allá del alcalde de Cádiz, José María González «Kichi», a la postre su pareja», por lo que la sucesión «quedaría en casa». Los críticos, con la simpatía de la dirección nacional, llevan meses intentando articular una alternativa para la que aún nadie ha dado un paso al frente para liderarla. Las personas que anteriormente disputaron el puesto a Rodríguez, como Begoña Gutiérrez, Esperanza Gómez o Carmen Lizárraga, del espectro errejonista, están fuera de la política o en Más País.

El objetivo último de Teresa Rodríguez es hacer de Adelante una formación propia a un tiempo ligada e independiente de Podemos, como ha reclamado a la dirección nacional al exigir grupo propio en el Congreso. El «sujeto independiente» es también el mayor punto de fricción de los Anticapitalistas de Rodríguez con los sectores críticos andaluces, alineados con la dirección nacional. Desde Podemos Andalucía no se comparte que la formación morada haya ocupado carteras en el Gobierno y Rodríguez será la primera en criticar al Ejecutivo por más –o sobre todo por eso– que Pablo Iglesias sea el vicepresidente.