Entra en funcionamiento el nuevo Centro Ambiental de Transferencia de Marbella

Las instalaciones, que superan los 8.000 metros cuadrados, se sitúan en la carretera de Ojén

Entra en funcionamiento el nuevo Centro Ambiental de Transferencia de Marbella
Entra en funcionamiento el nuevo Centro Ambiental de Transferencia de Marbella MANCOMUNIDAD

La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y el Ayuntamiento de Marbella (Málaga) han puesto hoy en servicio el nuevo Centro Ambiental de Transferencia de residuos sólidos urbanos, verdes y de construcción y demolición del municipio malagueño.

El centro, ubicado en la carretera que conecta Marbella con el municipio malagueño de Ojén, cuenta con cerca de 8.700 metros cuadrados de superficie en la que se encuentran las instalaciones ya existentes y las ampliadas.

La obra ha contado con un presupuesto de 622.000 euros y han consistido en la ejecución de muros de contención, la reubicación y ejecución de un nuevo trazado de la rampa o camino que da acceso a la plataforma de vertido y la ampliación de la superficie de la plataforma para albergar la zona de residuos verdes y organizar la zona de transferencias de estos residuos, ha explicado el delegado de Residuos Sólidos Urbanos de la Mancomunidad, Juan Luis Villalón.

Además, se han demolido unas casetas de oficina y aseos, se han instalado módulos prefabricados para albergar conjuntamente ambos usos y se han reubicado las básculas y la estructura quita lona.

“Con este servicio se da una solución técnica para la gestión de los residuos sólidos urbanos generados por los ciudadanos, así como los de construcción y demolición y los de poda. Así damos el mejor servicio posible al Ayuntamiento de Marbella y, por ende, a sus ciudadanos”, ha señalado el presidente de la Mancomunidad, José Antonio Mena, al tiempo que ha indicado que en el centro recibía unas 110.000 toneladas de residuos sólidos urbanos al año

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, ha destacado la colaboración entre ambas administraciones para "dar una solución al importante problema que se había generado en la ciudad".

"Con el nuevo centro los transportistas y los particulares ya no tendrán que desplazarse hasta Estepona, Mijas o Coín y pondremos coto a la creación de vertederos incontrolados", ha agregado Muñoz, que ha indicado que en las instalaciones se tratarán 200.000 toneladas al año de residuos de construcción y poda.

Por su parte, el gerente en la zona de la empresa concesionaria del servicio, Urbaser, Óscar Naranjo, ha indicado que el nuevo centro ambiental, que cuenta con una plantilla de veinte personas, dará servicio a ayuntamientos, particulares y a empresas y ha señalado que los residuos de construcción y poda, una vez separados, serán trasladados a los puntos autorizados.