Bosquet lamenta la “inmoralidad” de la exclusión de Villacís en el 8-M

La presidente del Parlamento andaluz denuncia que haya mujeres que "excluyan” a otras en la contienda del feminismo

8-M.Manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Sevilla
La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet (i), junto a la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz (d), ayer en la Manifestación por el Día Internacional de la Mujer FOTO: María José López Europa Press

La presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet (Cs), ha lamentado hoy la "inmoralidad" que supuso la marcha forzosa de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Cs), de la manifestación del 8-M.

Así, en declaraciones a los medios en Almería, ha censurado que “mujeres excluyan a otras mujeres” y ha asegurado que le parece una “barbaridad” que haya quien intente “patrimonializarse el feminismo” o que algún “grupo ideológico” pretenda utilizarlo “como bandera”.

Considera que de esta forma será difícil dar un “paso adelante” cuando hay fuerzas que “tienen la inmoralidad de excluir a otras mujeres, simplemente por el hecho de no pensar como ellas”.

Por ello, ha contrapuesto el “mensaje de unidad” y de que “hermanas somos todas” que se “dictan” desde algunos grupos políticos, cuando estos son los que “excluyen a mujeres dentro de la lucha feminista”. “Es sorprendente, no me case en la cabeza”, ha incidido.

En este sentido, ha manifestado que la lucha por la igualdad “tiene que venir de hombres y mujeres, a partes iguales”, por lo que estos “radicales” hacen un “flaco favor” al feminismo.

Por otro lado, se ha referido a la elección de Inés Arrimadas como presidenta de Ciudadanos, afirmando que siente “orgullo” porque es la “primera vez” que una mujer se pone al frente de un partido político de este calibre, y “posiblemente” será la “candidata” y “también la primera presidenta de este país”.

Ha valorado que Arrimadas haya obtenido casi el 77 % de los respaldos frente a los otros dos candidatos a presidir Cs, por lo que obtiene así “toda la legitimidad del mundo” para estar al frente del partido.

Apunta que ahora toca trabajar para “volver a ilusionar a los ciudadanos, a los afiliados”, añadiendo que tiene la suerte de formar parte de la ejecutiva nacional de Arrimadas, como ya lo hizo con su antecesor, Albert Rivera, por lo que mantiene que cada uno trabajará en sus “lugares y responsabilidades” para crecer “desde la unidad”.