Greenpeace presenta alegaciones contra el hotel de la Bahía de los Genoveses al considerarlo “inviable”

Advierte de que "incumple" el plan de ordenación del Parque del Cabo de Gata-Níjar y avisa de que no dejará que “la Administración se salte la ley”. La Junta recuerda que de los diez informes necesarios para el proyecto, «nueve se aprobaron con el Gobierno socialista»

Un grupo de organizaciones “verdes” que incluye a Greenpeace, Ecologistas en Acción, el Grupo Ecologista del Mediterráneo, Salvemos Mojácar y la Asociación Amigos del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, se ha personado como parte interesada en la tramitación del «Proyecto de rehabilitación para uso hotelero del Cortijo de Chiqueras» en el término municipal de Níjar, en Almería, para alegar contra el dictamen positivo emitido por la Junta de Andalucía, al entender que el proyecto es “completamente inviable desde el punto de vista ambiental”. El establecimiento está ubicado frente a la Bahía de los Genoveses y el plan ha levantado polvareda veraniega.

En concreto Greenpeace considera que el proyecto “incumple el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar”, dado que el cortijo se encuentra situado “en zona C1″, donde “sólo están permitidos los cultivos agrícolas tradicionales, actividades forestales, cinegéticas” e “instalaciones de uso público y educación ambiental”. A juicio de la entidad, no se han dado argumentos “sobre el interés social y público del hotel, con lo cual no puede autorizarse”.

Para la “multinacional verde” la realización del mencionado proyecto, “además de fomentar un turismo disperso”, abriría la puerta a otros muchos similares y “sentaría un precedente muy peligroso de ilegalidades en el Cabo de Gata”. A ello suma que, de ejecutarse, “supondría duplicar la capacidad de pernoctación” en esa zona, “lo que incidirá negativamente en la conservación” del parque.

Avisa además de que el hotel “debería conectarse a la red general de abastecimiento”, para lo que serían necesarias “tuberías subterráneas” y “excavaciones en zonas B1 y B2″ del espacio natural, unas áreas de elevada sensibilidad ambiental que “se verían negativamente afectadas”.

Greenpeace pone el foco también en que la materialización del plan “supondría el aumento del tráfico rodado”, un hecho que “es incompatible con el Plan de Movilidad Sostenible del Parque Natural” y tendría “impactos negativos sobre la calidad del aire” y “la contaminación lumínica y acústica” que, a su juicio, no se han valorado adecuadamente.

Anota, por último, que se trata de una zona de especial importancia para las aves esteparias, que el hotel “impactaría negativamente en las actividades agrícolas y ganaderas” que se desarrollan en la actualidad en ese enclave y que “mantienen el espacio natural en buen estado” y lamenta que no se haya informado del proyecto a la Junta Rectora del Parque Natural.

Otra vez la Junta de Andalucía se salta sus propias normas ambientales”, ha criticado Luis Berraquero, portavoz de Greenpeace en Andalucía, para recordar que “ya lo hizo con el hotel ilegal del Algarrobico, situado en zona protegida del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar”. No entiende cómo “se repite la historia” y avisa, a través de una nota, de que su organización no va a dejar que “la Administración se salte la ley”. Se avecina una nueva pelea ambiental en la comunidad.

Por su parte, el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, recordó que de los diez informes preceptivos para el proyecto, «nueve se aprobaron con el Gobierno socialista». El Ejecutivo de PP y Cs únicamente valora el último, que «es un resumen del resto». Bendodo recordó que el PSOE no ha tenido en cuenta el criterio de la alcaldesa socialista de la localidad afectada, que se muestra a favor de la obra. «Es la rehabilitación de un cortijo, que ya tiene uso, no se amplía, está a dos kilómetros de la playa, y tiene 30 habitaciones. Para que vea la luz tiene que tener 10 informes. Nueve informes favorables son con el PSOE. Queda el último y nos dice el PSOE que es una vergüenza que no se pueda hacer. No se va a construir un macrohotel, es la rehabilitación de un cortijo, con uso de museo y fábrica y se habilita pequeño hotel sin modificar las instalaciones. Que recupere el norte Susana Díaz, no puede mentir siempre», zanjó.