Más rastreadores y atención telefónica para combatir la segunda ola de Covid

La Junta refuerza el servicio de Salud Responde para intentar paliar la sobrecarga de los ambulatorios, junto al «autocovid» y casi 250 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias

Más rastreadores y potenciar la atención telefónica. Son las recetas que aplicará la Junta de Andalucía para descongestionar el primer escalafón de la asistencia sanitaria –desbordado en estos momentos hasta el punto de no poder ofrecer citas médicas a corto plazo–. Todo ello en el marco de una segunda ola de coronavirus que comienza a preocupar en el seno del Gobierno andaluz, dado el incremento de contagios, aunque el panorama dista mucho del ya lejano 30 de marzo, cuando la pandemia alcanzó su pico máximo con 2.780 hospitalizados y casi 500 ingresos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Actualmente hay 8.200 rastreadores, a los que se sumarán en breve casi cien más, según anunció el consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

Este incremento de rastreadores, personal que resulta esencial para detectar los focos de contagio y paliar así su propagación, se incluye en un plan de actuación que viene a reforzar la atención primaria.

En cuanto al servicio telefónico de Salud Responde, sus profesionales ampliarán en 5.325 las horas mensuales de septiembre a noviembre. También se ha contratado un centro de llamadas adicional con 30 agentes para apoyar a los rastreadores, junto a otros dos nuevos «call centers» ubicados en Sevilla y Granada. Los centros de salud y las unidades de especialidades médicas donde la demora de cita telefónica sea mayor de 48 a 72 horas durante cinco días consecutivos tendrán que ampliar la oferta de consulta presencial o reforzar los apoyos de atención telefónica en un horario de jornada complementaria.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que el Ejército ayudaría a las comunidades autónomas en esta segunda ola de la pandemia. El Gobierno andaluz recogió el guante y solicitó 360 efectivos, que realizarían labores de rastreo. El Ejecutivo central tiene previsto, de momento, destinar 250 miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME). «Esperamos que sean más», apuntó Bendodo.

Otra medida que se contempla en este plan de actuación es el refuerzo del «autocovid», es decir, la toma de muestras masivas a los ciudadanos en sus vehículos. Bendodo también recordó que la Junta ha adquirido un millón de nuevos test rápidos por un importe de cinco millones de euros, equiparables a las PCR en efectividad, que estarán destinados a la atención primaria, urgencias, las residencias de ancianos y los profesionales de la sanidad. Estas pruebas «novedosas» permitirán «ahorrar trámites y tiempos», ya que tendrán resultados en tan solo 15 minutos.

En relación a la vacuna, el consejero explicó que manejan la previsión de recibir 600.000 dosis antes de final de año, según las estimaciones del Ministerio de Sanidad, por lo que la Junta estará «preparada» y ya ha adquirido 25 millones de jeringuillas para su aplicación. Sobre las residencias, hay 87 centros con positivos y ya se prepara una cuarta vuelta de pruebas en ellos.