Objetivo Navidad: Andalucía mantendrá el cierre hasta el 10 de diciembre y el confinamiento total en Granada

La Junta prorroga la prohibición de salir de los municipios y el toque de queda, pero permite a los bares servir comida para llevar hasta las 21.30 y las jugueterías abrirán hasta las ocho

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c) este domingo durante la reunión del Comité Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto ImpactoJosé Manuel VidalEFE

La Navidad, aunque sea desdibujada, asoma en el horizonte. El tradicional pistoletazo de salida del encendido de las luces venía produciéndose en torno al puente de la Constitución, una fecha que este año será bastante diferente. Los viajes y las reuniones familiares deberán seguir aplazándose al menos dos semanas más, el tiempo que la Junta de Andalucía ha establecido como prórroga para las limitaciones impuestas a principios de mes en toda la comunidad por la covid. Seguirá estando prohibido salir del municipio de residencia hasta el 10 de diciembre –menos las excepciones contempladas en la Orden del 8 de noviembre–y el toque de queda entre las diez de la noche y las siete de la mañana continúa vigente. Así lo anunció ayer el presidente de la Junta, Juanma Moreno, tras reunirse con el comité de expertos regional y analizar los datos de incidencia del coronavirus en Andalucía. Sí habrá un mínimo levantamiento de las medidas en dos ámbitos: los bares y las jugueterías. Moreno detalló que la restauración mantiene el cierre para consumo en el local a las seis de la tarde, pero los establecimientos podrán seguir abiertos hasta las 21.30 horas para recogida de comida, incluyendo Granada. Dada la cercanía de la Navidad, las jugueterías serán los únicos comercios que podrán ampliar su horario hasta las ocho de la tarde, con el objetivo de «evitar concentraciones» propias de esta época.

El presidente comenzó su comparecencia advirtiendo de que «la situación sigue siendo complicada». Desde el inicio de la pandemia en marzo 220.000 andaluces se han contagiado de coronavirus y «más de 3.500 nos han dejado», lamentó Moreno, resaltando que solo esta última semana han fallecido 345 personas. Según los datos facilitados por la Consejería de Salud, los hospitalizados sumaron cinco días consecutivos de descenso, situándose en 2.727 ingresos, de los que 501 están la UCI. El presidente admitió que «nada me gustaría más que levantar las restricciones a la movilidad, pero todavía las cifras no han mejorado lo suficiente». La celebración de las fiestas sobrevoló toda su intervención, en la que no quiso avanzar ninguna medida concreta para esas fechas. Únicamente adelantó que los andaluces que vivan fuera o los que deban reunirse con su familia lejos de la comunidad podrán hacerlo con «una certificación» si finalmente sigue restringida la movilidad. Nada más se sabe sobre el número de personas permitidas en las celebraciones o si será posible viajar entre provincias. «A partir de esta semana vamos a empezar a trabajar para ver a cuánto podemos llegar de apertura en la Navidad –apuntó Moreno–. Nos gustaría llegar a una amplitud de movilidad máxima, entre provincias y con el resto de España, y esa apertura máxima en restauración», un extremo sobre el que «queda mucho por hacer y es muy dificil prever» si podrá cumplirse.

«Lo que si saben los andaluces es que estas navidades no van a ser como las de 2019, porque habrá restricciones de aforo», algo que ya avanzó esta semana. No serán unas fiestas de aglomeraciones en calles y comercios, ni tampoco de cotillones en la última noche del año. Moreno dijo que pedirá al Gobierno central que la apertura sea igual en todas las comunidades e insistió en que «nos quedan dos semanas por delante que van a ser decisivas para poder afrontar la Navidad con garantías».

Un mes de confinamiento para Granada

Granada es la provincia que mayor preocupación despierta en el Gobierno andaluz, debido a que mantiene la incidencia en 800 casos por cada cien mil habitantes. El presidente, Juanma Moreno, aseguró ayer ser «muy consciente» de las dificultades que están pasando los ciudadanos y empresas, pero consideró que «entrar en una carrera precipitada para levantar las medidas es pan para hoy y hambre para mañana. Moreno esgrimió haber dado «mil vueltas para ver cómo abrir la movilidad, pero los datos son contundentes», debido a que la incidencia de la covid se mantiene en «el doble que en España». Solo en el distrito Sur se levantará la prohibición total y se permitirá la apertura hasta las 18.00 horas de comercios y bares, como en el resto de Andalucía.

El presidente detalló que por «sus especiales circunstancias epidemiológicas» los parámetros relativos al coronavirus se valorarán «cada semana» para que «si la situación de la pandemia lo permite», incorporar a la provincia al completo a los horarios del resto de la comunidad. Tras conocer la prórroga que la Junta ha aprobado –y que entrará en vigor después de su publicación en el BOJA–, el alcalde de Granada calificó la decisión como «un jarro de agua fría» para la economía de esta provincia. En declaraciones recogidas por Efe, Salvador reconoció que la medida es «absolutamente necesaria», pero recordó que la hostelería, el turismo y el comercio acumulan casi dos semanas de parálisis total frente al resto de Andalucía, abierta con limitaciones. Por ello, pidió un plan de ayudas específico.